El FMI vaticina que EE.UU. volverá a crecer el año próximo.

Cualquiera que haya seguido ayer con atención las noticias económicas estadounidenses sin duda comprendió cuán difícil es hacer pronósticos. Mientras que por la mañana el FMI dijo que la economía estadounidense volverá a crecer a partir del 2010, algo que sin duda alegró mucho a la Casa Blanca, el Dow Jones cerró por la tarde con una caída de casi 200 puntos. ¿Cómo es posible?.
Tras la revisión que hace anualmente de la economía estadounidense, como la de todos los países miembros, en el marco del llamado articulo 4 de su Carta Orgánica, el FMI mejoró sus proyecciones afirmando que la contracción del producto bruto interno será este año de 2,5 por ciento, es decir un poco menor al 2,8 por ciento que habían calculado en abril. Mas aún, después de haber dicho entonces que la economía estadounidense tendría en el 2010 un crecimiento cero, ahora están proyectando un crecimiento de 0,75%. Esto significa que para el FMI la fuerte caída en la actividad económica de Estados Unidos está terminando.

¿Por qué se derrumbó entonces el Dow Jones? Operadores y analistas en Wall Street coincidieron al señalar que la caída se debió a las estadísticas anunciadas ayer, que muestran que en junio la actividad en las fábricas disminuyó a un ritmo mayor que el mes pasado. Eso se combinó con una fuerte disminución en los precios de los commodities.

John Lipsky, el "número dos" del FMI, dijo ayer que todavía existen muchas incertidumbres que pueden descarrilar el pequeño progreso que se observa en la economía estadounidense.

Entre ellos, está la frágil situación del mercado inmobiliario y la todavía no recuperada salud de sistema financiero. Mañana, el presidente Barack Obama presentará una profunda y amplia reforma de la supervisión de los mercados financieros, que dará un mayor poder al Gobierno y que sin duda los republicanos intentarán neutralizar desde un principio.

De acuerdo a The Wall Street Journal, el objetivo de la reforma es fortalecer el papel de la Reserva Federal. Está previsto que Obama anuncie la creación de un nuevo organismo que vigilará de cerca los productos financieros que se ofrecen a los consumidores y que estará bajo la supervisión de la Reserva Federal.

Según el diario, la reorganización que propondrá Obama "toca casi cada rincón de la banca, desde la forma en que se suscriben las hipotecas a la manera en que se hacen las transacciones con instrumentos financieros exóticos".

"En el centro del plan está una propuesta que reconfigurará las atribuciones de la Reserva Federal en la supervisión de los mayores participantes del sistema financiero", dice textualmente el WSJ.

Asimismo Obama propondrá "que el Gobierno tenga autoridad para desarmar y fraccionar sistemáticamente compañías importantes, de la misma manera que la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC por su sigla en inglés) lo hace con bancos fallidos".

Según un artículo firmado por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y el asesor económico de Obama, Larry Summers, el plan reducirá además la dependencia de los inversores y los reguladores respecto de las agencias de calificación. El jueves, Geithner y Summers se presentaran ante la comisión de bancos del Senado y de la Cámara de Diputados para explicar la reforma. Todos los analistas pronostican desde ya una dura batalla con los sectores más conservadores, que defienden el libre mercado a ultranza.

Comentá la nota