El Vaticano da un giro histórico con los fieles del anglicanismo

La Iglesia Católica permitirá a los anglicanos participar de sus actos litúrgicos y al mismo tiempo conservar su identidad anglicana y sus tradiciones
La Iglesia Católica aprobó una Constitución Apostólica, norma de máximo rango, que contempla la concesión de una prelatura personal, similar a la del Opus Dei y a los Ordinariatos Castrenses.

Con este cambio histórico, la Constitución prevé la ordenación de clérigos casados anglicanos como sacerdotes católicos, aunque no la de hombres casados como obispos, en línea con la tradición católica y ortodoxa.

El anuncio fue hecho por el cardenal William Joseph Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y por el arzobispo Joseph Di Noia, secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Levada informó que con esta Constitución Apostólica la Iglesia de Roma responde "a las numerosas" peticiones hechas a la Santa Sede por grupos de clérigos y fieles anglicanos de diferentes partes del mundo "que desean entrar en la plena y visible comunión" con la Iglesia Católica.

Muchos anglicanos se han desilusionado por la ordenación sacerdotal de mujeres, la designación de obispos abiertamente homosexuales y la bendición de uniones de parejas del mismo sexo en la Comunión Anglicana, que tiene unos 77 millones de miembros.

El cardenal encargado de la defensa de la ortodoxia de la fe católica precisó que esta medida del Vaticano está en línea con el compromiso para el diálogo ecuménico.

Comentá la nota