El Vaticano acusó a Obama de obrar por "intereses económicos"

El Vaticano acusó a Obama de obrar por
Criticó duramente a la Casa Blanca por revertir la política de Bush sobre las células madre
ROMA.- Tal como era de esperar, el Vaticano condenó ayer duramente la decisión del presidente norteamericano, Barack Obama, de levantar las restricciones a los financiamientos públicos para las investigaciones sobre células madre con embriones humanos, algo que consideró fruto de meros "intereses económicos".

"La decisión es de una gravedad enorme y está motivada sólo por utilización política y por intereses económicos. Esperábamos otra cosa de parte de la Casa Blanca", clamó monseñor Elio Sgreccia, presidente emérito de la Ponitificia Academia para la Vida, en declaraciones al diario La Stampa .

Monseñor Rino Fisichella, actual presidente del mismo dicasterio, apuntó hacia el mismo lado: "Habrá que establecer qué otros intereses, probablemente de algunas empresas farmacéuticas, o algunos intereses económicos" fueron tenidos en cuenta, dijo a la agencia ANSA.

Fisichella consideró que la decisión de Obama "fue una victoria de la política sobre la ética".

"Me parece una victoria a lo Pirro, porque al escuchar a los científicos nosotros sabemos que hasta el momento las células madre embrionarias no llevan a ninguna parte, mientras que las células madre adultas ya han ayudado a curar patologías de 2000 enfermedades", indicó.

La Iglesia Católica, de hecho, se opone por razones éticas al uso de células madre embrionarias, obtenidas de embriones desechados, pero no a las células madre adultas, que se obtienen de la placenta o el cordón umbilical. "Si la ciencia y los científicos dicen que el de las células madre no es el camino por recorrer, por qué ensañarse por seguirlo? ¿Hay otros intereses?", se preguntó Fisichella.

Inaceptable

Dignitas Personae , un documento sobre bioética de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de diciembre pasado, reiteró que para la Iglesia Católica es inaceptable cualquier manipulación del embrión humano, el cual, afirma, "tiene desde el principio la dignidad propia de la persona".

Más allá de la decepción por un paso que se esperaba, según el diario Corriere della Sera, en la Santa Sede nadie quiere que el cambio de rumbo de la primera potencia del mundo en un tema de bioética considerado fundamental convierta a Obama en una suerte de "Zapatero global".

Aunque el nuevo presidente de Estados Unidos revirtió la política de alineamiento total que tenía George W. Bush en la materia, por ahora la consigna es evitar el choque.

El jefe de gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, se enfrentó duramente en los últimos años con el Vaticano, al aprobar leyes totalmente contrarias a su doctrina, como el matrimonio entre homosexuales, haciendo avanzar el tan denostado "relativismo ético".

"La Santa Sede aprecia la relación con Estados Unidos tanto como Estados Unidos aprecia la relación con el Vaticano. Se trata de relaciones sólidas, que crecieron en el tiempo", dijo Giovanni Maria Vian, director de L´Osservatore Romano .

Más allá del distanciamiento en el tema de la investigación con células madre embrionarias, el Vaticano valoró positivamente el no de Obama a la clonación, así como sus posiciones en cuanto a la crisis económica, los pobres, los inmigrantes y en política exterior. Fuentes vaticanas consultadas por LA NACION subrayaron, en efecto, que la Iglesia Católica siempre tuvo diferencias en ciertos temas con todas las recientes administraciones norteamericanas: "Con Bush, por ejemplo, hubo coincidencia en temas de bioética, pero desacuerdo total en cuanto a su decisión de ir a la guerra en Irak y en cuanto a su unilateralismo en política exterior", explicaron.

Rechazo desde la Argentina

* La Corporación de Abogados Católicos de la Argentina emitió un comunicado en el que deplora "enérgicamente" la decisión de Obama sobre las células madre, al señalar que afecta "principios elementales que la humanidad debe respetar, como el derecho a la vida y a la dignidad de la persona".

Comentá la nota