Los 63 del Vasco Othacehé

Con más de dos mil invitados, el intendente de Merlo, festejó su cumpleaños en una finca del distrito que comanda desde 1991. Amigos, compañeros de la vida y pocos políticos.
El intendente de Merlo, Raúl Othacehé, festejó su cumpleaños junto a dos mil personas. Fue en una quinta del distrito que gobierna hace 18 años. Entre los invitados estaba el diputado provincial de la comuna, Alfredo Antonuccio, funcionarios municipales y compañeros de otras municipalidades. Además, estaba su mujer Mónica, junto a los hijos.

Otro grupo destacado fue el de sus más íntimos amigos y compañeros de primaria y secundaria. Uno de los que sorprendió con su presencia fue el periodista deportivo Lito Pintos. Los comensales disfrutaron de los cuidadosos detalles que el “Vasco” procuró que estén como él había ordenado. La finca El Colonial estaba celosamente cuidada por hombres de seguridad que seguían al jefe comunal y se comunicaban por handy constantemente.

Aunque no se cantó la marcha peronista, hubo dos bandas invitadas que colorearon la fiesta e hicieron bailar a los invitados. La organización no tuvo fisuras: había chorizos, morcilla, asado y vacío para todos los comensales, el servicio de camareros trasladaba hasta las mesas gaseosas de primera marca y vino Trapiche, tinto y blanco.

De fondo, dos pantallas gigantes con escudos del Partido Justicialista daban el marco a la prueba de sonido de la banda Supermovil, que después de tocar varios clásicos del rock nacional, interpretó una versión eléctrica de la canción del misal "Pon tus manos" y, posteriormente, entonó el feliz cumpleanos en vivo para el intendente.

A esa altura, los presentes se mostraban satisfechos por la generosa cena. Era momento de escuchar las palabras del jefe comunal. El intentedente evitó hablar de política pero emitió un mensaje de unidad de para los merlences y dejó en claro que hay Othacehé para rato. El "Vasco" ya había sido saludado por muchos de sus seguidores y recibido sus regalos.

La escena estaba decorada por los colores de la bandera Argentina, el escudo peronista y los detalles azul y amirillos del club Boca Juniors, como un poster gigante y la torta de cumpleaños. Aún faltaba más. Otro conjunto musical desplegó su repertorio para animar la fiesta: Los Clasiqueros y su hit Ultimo tren a Londres, una versión cumbiera de Last train to London de la la banda britanica Electric Light Orchestra.

Cerca de la una de la mañana, comenzó la entrga de souvenirs: llaveros celestes y blancos con la inscripción Raúl Othacehé 2011. Después, la quinta comenzó a vaciarse y la familia despidió a sus allegados.

Comentá la nota