VARIOS SECTORES AFECTADOS Se sumaron calor y viento y comenzó a escasear el agua

Desde ABSA se reconoció que, aunque la capacidad de abastecimiento está a pleno, hay sectores donde no se registra la presión suficiente.
"Estimado usuario. Si su llamado es de la localidad de Bahía Blanca, le informamos que el bombeo de planta Patagonia se solucionó a las 14 horas. Esto puede ocasionar turbiedad, falta de presión y falta de agua en algunos sectores de la localidad".

La frase fue grabada como mensaje inicial en el contestador automático del teléfono 0800-800-2272 de ABSA y como respuesta a la merma en el servicio que afectó masivamente a los usuarios de distintos barrios bahienses.

Sin embargo, Daniel de la Iglesia, vocero de la región sur de la prestataria, atribuyó los cortes y las disminuciones del suministro a las altas temperaturas y viento.

Dijo que los 37 grados y las fuertes ráfagas generaron un notorio aumento en el consumo y, por consiguiente, la disminución de presión en la red. La baja en los kilos de presión se debe a que no hay una suficiente oferta de agua, pese a que la planta potabilizadora está trabajando a toda capacidad.

Esta combinación deja desprovistos del servicio a los sectores de la ciudad con inconvenientes en la infraestructura.

"Supongamos que una casa tiene dos kilos de presión y otra uno, y que la red disminuye la presión en medio kilo. La consecuencia será que la primera continuará con el servicio y la otra no", ejemplificó De la Iglesia.

En cuanto a las obras necesarias para evitar estos cortes, comentó que deben construirse ductos capaces de trasladar grandes caudales.

"Si la red local fuesen calles, nos harían falta avenidas. Ya hay un proyecto técnico, eso es lo que siempre está, resta resolver el financiamiento. No han habido cambios en la infraestructura del verano pasado a este. En tanto, la empresa ha hecho operativamente todo lo posible", indicó.

"En estos días, está pasando lo mismo que ocurrió durante la primera quincena de enero de este año, cuando se sucedieron cuatro o cinco días de calor y viento. La diferencia es que ahora sucedió en noviembre, con temperaturas que no son propias de este mes. Con unas gotas de lluvia, que hacen que se corte el riego, y en un par de horas, la presión de la red se recupera", comparó De la Iglesia.

Añadió que la capacidad operativa de la empresa se encuentra al máximo, produciendo la mayor cantidad de agua potable.

Recomendación.

El vocero de ABSA recomendó a la población que no haga uso recreativo del agua y que minimice el consumo.

Si bien no especificó qué sectores de la ciudad son los más críticos, aclaró que hay lugares que siguen teniendo buen caudal y que sus habitantes son los que deben racionalizar el uso, por conciencia medioambiental y solidaridad.

"Si le hubiéramos entregado a Bahía Blanca toda el agua que demanda desde hace varios años, el nivel del dique sería inferior al actual. En otras palabras, se está consumiendo más agua de la que ingresa a Paso de las Piedras. No se prevén problemas de abastecimiento para este año, pero, si esta tendencia continúa, en algún momento, aparecerán", avisó De la Iglesia.

Escuelas sin clases

A causa de problemas de abastecimiento de agua, ayer, no hubo actividad en, por lo menos, cinco establecimientos educacionales.

Según fuentes oficiales, no se dictaron clases en los jardines de infantes Nº 914 y Nº 951, en la EPB Nº 28, en la EEE Nº 503 y en la ESB Nº 324.

Los problemas de agua habían sido tratados en la última sesión del Consejo Escolar, habida cuenta que son varias las instituciones en las que se están colocando tanques cisterna, por la falta de agua en diversos puntos de la ciudad.

"Si seguimos así, vamos a tener que poner cisternas en todas las escuelas", dijo la consejera Verónica Gutiérrez (FPV), quien solicitó a la presidencia se acuerde una reunión con directivos de ABSA, para analizar la situación.

Comentá la nota