Varios problemas preocupan en Open Door

Desde la presunta llegada de los habitantes de la Villa 31 hasta la falta de vacantes en la escuela pública, son motivo de preocupación por estos días.
Desde hace dos martes, casi un centenar de vecinos comenzaron a reunirse para debatir éstos y otros asuntos.

Apoyan la gestión de la sociedad de fomento y, por ahora, mantienen al margen a la Delegación Municipal.

Un número significativo de vecinos de la localidad de Open Door volvieron a reunirse el martes a la noche en el Centro de Jubilados. Trataron diversos temas que son motivo de preocupación para muchos habitantes del pueblo.

La idea de este tipo de encuentro entre vecinos partió de la sociedad de fomento para generar un espacio de participación y acercamiento de la gente en el que puedan ser escuchados sus reclamos y preocupaciones.

De esta forma, empezaron a ser canalizadas distintas inquietudes, al tiempo que fueron tomando conocimiento de otros asuntos que para algunos resultaban desconocidos.

Por estos días, varias cuestiones son temas de conversación en la localidad; la extensión del ramal ferroviario que une Retiro con Pilar hasta Open Door es uno de ellos. Y la pequeña estación se convertiría en una cabecera terminal implicando toda una transformación en la estructura económica y social del pueblo.

Otro asunto que genera preocupación en un sector de la comunidad es la ocupación de lotes de manera ilegal en el barrio Luchetti, a lo que se añade la versión -no comprobada por ahora- del supuesto traslado de la Villa 31 a estos lados.

No sólo problemas habitacionales existen en la vecina población, el crecimiento demográfico causa escasez de vacantes en la única escuela pública. “No estamos en contra de crecer pero el tema es cómo vamos a crecer. La llegada del tren va a traer más gente y si no hay lugar en la escuela va a ser un problema”, dijo una vecina que participó de las dos reuniones a las que accedió EL CIVISMO.

En cada reunión se invita a los vecinos a que elaboren un listado con los temas que más les preocupa. Desde un simple pedido para talar árboles que están frente a la Biblioteca hasta la presencia de personal policial que atienda el Puesto de Vigilancia durante las 24 horas, tienen su lugar de tratamiento en los encuentros vecinales de los martes a la noche.

“Lo que buscamos es generar una conciencia de lo que queremos y planificar el crecimiento del pueblo”, señaló una de las participantes quien no quiso profundizar acerca de los rumores que circulan en la localidad referidos a la presunta radicación de la Villa 31 en la zona.

“La gente se movilizó porque está preocupada”, aseveró, y puso el acento en un tema que puede estar vinculado por los rumores que hoy recorren en Open Door: “No podemos seguir permitiendo que la gente usurpe terrenos por el bien nuestro y por el bien de los demás. No queremos que siga habiendo villas”.

Aunque en el pueblo existe una Delegación Municipal, los vecinos que asisten a las reuniones, muchos de ellos autoconvocados, respaldan a la sociedad de fomento. No obstante, recalcan que existe “buen ánimo de trabajar y colaborar en equipo” por un objetivo en común: una mejor calidad de vida para los vecinos y una planificación ordenada de la localidad.

“La realidad es que Open Door se está movilizando y no hay porqué enojarse. El pueblo está respondiendo a una inquietud y es positivo que la gente se preocupe”, puntualizó una de las vecinas con asistencia perfecta en las reuniones.

La cita

Los vecinos volverán a reunirse el próximo martes a las 21 en la sede del Centro de Jubilados de Open Door.

Comentá la nota