Varias sorpresas en el nuevo Congreso

La Cámara baja tendrá mayoría de derecha, pero la Concertación controlará el Senado; presencia comunista después de 36 años
SANTIAGO, Chile.- Un drástico reordenamiento del naipe parlamentario, producto de las elecciones realizadas anteayer en Chile junto con las presidenciales, determinó un complejo panorama para el próximo gobierno, sea éste finalmente encabezado por el derechista Sebastián Piñera o por el candidato oficialista, Eduardo Frei.

Cualquiera de los dos se encontrará con una Cámara de Diputados con mayoría derechista y un Senado inclinado al actual oficialismo.

Los comicios, que renovaron la totalidad de los 120 diputados y 18 de los 38 senadores, también estuvieron marcados por el recambio de nombres; el próximo 11 de marzo asumirán 58 nuevos rostros: 46 diputados y 12 senadores.

De la misma manera, el sistema binominal -diseñado en los rezagos de la dictadura de Pinochet- volvió a ser foco de interés por el "atajo" diseñado por la Concertación y el partido Juntos Podemos para obviarlo. Así, a través de un pacto por omisión, que en la práctica dejaba vía libre a ciertos candidatos comunistas en algunos distritos a cambio del apoyo implícito de Jorge Arrate a Frei en el ballottage, el Partido Comunista (PC) consiguió regresar al Congreso después de 36 años.

Precisamente, éste fue uno de los pocos motivos para celebrar que encontró la presidenta Michelle Bachelet el domingo por la noche. "Aunque no se ha logrado modificar aún el sistema binominal, se ha derrotado la exclusión, y ésta es una señal inequívoca de que la democracia se consolida", dijo la mandataria.

La jugada conformó una histórica tríada de parlamentarios comunistas: Hugo Gutiérrez, en Tarapacá; Lautaro Carmona, en Atacama, y Guillermo Teillier, en el distrito 28, del sur de Santiago. Este último, presidente del PC, dio las primeras señales de la que será su combativa función. "Si se nos plantea cambiar la Constitución, vamos a estar en ese movimiento. También para devolverles los derechos a los trabajadores chilenos. Hemos logrado un triunfo histórico para el movimiento popular, la izquierda, para Juntos Podemos, para todas las fuerzas democráticas y progresistas", gritó Guillermo Teillier.

Según diversos analistas consultados por LA NACION, el papel negociador que tendrán los comunistas e independientes a la hora de aprobar o rechazar proyectos de ley será clave en el nuevo Congreso.

Una señal preocupante para el abortado proyecto presidencial progresista de Marco Enríquez-Ominami fue la pérdida de todos sus candidatos parlamentarios, incluidos su padre adoptivo, el senador Carlos Ominami, y su mano derecha, el diputado Alvaro Escobar.

En el Senado también se reordenaron las fuerzas: la Concertación volvió a inclinar la balanza a su favor, al sumar 19 senadores contra 16 de la Coalición por el Cambio, mientras que se mantuvieron 3 independientes.

La derrota de la derecha en el Senado preocupa a la Coalición por el Cambio, ante el posible bloqueo que podría sufrir un eventual gobierno de Piñera con sus planes de vender ciertos porcentajes de empresas públicas, como ha esbozado en su programa.

Entre los caídos hay figuras emblemáticas, como el ex candidato presidencial Joaquín Lavín, el socialista Jaime Gazmuri y el independiente Nelson Avila. Del lado de los ganadores, se instalan el marido de la ex ministra Carolina Tohá, Fulvio Rossi; el ex ministro de Allende y de Bachelet, Andrés Zaldívar, y el hijo del ex presidente Lagos, Ricardo Lagos Weber.

El reordenamiento bicameral consolidó la tendencia, ya esbozada en las últimas parlamentarias, de la ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI) como el partido más votado del país, con más del 23,12% de los votos. Renovación Nacional (RN), en tanto, bordeó el 18%. En el oficialismo, la Democracia Cristiana sufrió una fuerte caída, de casi un 6%, pero logró mantenerse como el partido con mayor adhesión dentro de la Concertación.

Comentá la nota