Varias contradicciones en la declaración de la testigo que involucró a los acusados

Ana María Puebla declaró durante cuatro horas y volvió a contar versiones distintas de los hechos. Para la defensa de Metralleta Pérez "quedó demostrada la mentira que ha sido todo". La querella dice que es fundamental su aporte. Esta tarde continúa el debate.
Hoy a las 9 arrancó el juicio por el crimen de José Luis El Kote Bolognezi con una declaración fundamental: Ana María Puebla, la testigo que involucró a los acusados de matar al joven de San Martín. La mujer estuvo durante cuatro horas dando explicaciones al tribunal, pero lo más llamativo es que volvió a incurrir en una serie de contradicciones. Esta tarde continúa el debate, luego de un cuarto intermedio al mediodía, ya que seguirán tomando declaración a más testigos del caso.

Para la abogada Alejandra Ruiz, quien defiende a uno de los acusados, el ex boxeador Carlos Metralleta Pérez, "ha quedado demostrado la mentira que ha sido todo". Sin embargo, para la querella, se trata de un testimonio clave porque es la persona que pudo ver lo que ocurrió esa madrugada.

En concreto, fue la única testigo que habría visto a Abdo Girala y a Carlos Metralleta Pérez –junto a los dos jóvenes que fueron sobreseídos, Alejandro Bonivardo y Sebastián Martínez–, golpear y dar muerte al Kote.

Pero hoy en sus dichos ante los magistrados tuvo contradicciones importantes como que el día del hecho llegó al lugar caminando, cuando anteriormente dijo que lo había hecho corriendo. También sostuvo esta vez que al arribar a la agencia de autos Girala se escondió detrás de una pilastra de luz y vio la camioneta negra de donde se bajaron dos personas por la parte de adelante y golpearon a un joven, el cual fue arrastrado por una persona robusta hasta el baldío cuando en otra declaración había expresado que se bajaron de vehículo cuatro individuos.

Esta mujer ya había declarado varias veces en el expediente y, según manifestaron las partes del proceso, "se contradijo en cada una de sus versiones".

Sobre esta persona, Girala sostuvo el lunes, en una entrevista en exclusiva con El Sol: "Lo que más me interesa es que la testigo

falsa vaya presa".

Para el acusado, la mujer mintió en más de una oportunidad y no sabe por qué lo hizo.

"Capaz que ha sido porque el chico fue encontrado en el baldío de al lado de la agencia. No lo sé, sinceramente, no tengo idea", comentó el joven de 25 años acusado del delito de homicidio en agresión junto a Pérez.

También asistirán a declarar otros testigos que habrían visto a Bolognezi en las inmediaciones de la estación de servicios La Jirafa y "podrían aportarnos datos importantes al respecto", sostuvo una de las abogadas querellantes, Verónica Grasseto.

Por su parte, mañana declararán los empleados de La Jirafa que estaban trabajando en la madrugada del 14 de setiembre del 2002. Estas personas, sorpresivamente, manifestaron durante la etapa preparatoria que "no vieron nada".

Comentá la nota