Vargas garantizó vacantes para alumnos del JIF en caso de que se mantenga la clausura peventiva

El ministro de Educación, Darío Vargas, lamentó los inconvenientes suscitados en el edificio del Juvenil Instituto Fueguino, que está clausurado en forma preventiva, pero aseguró que en caso de persistir el problema, los alumnos de dicha institución tienen garantizada la vacantes en el sistema público educativo. Vargas expresó su preocupación por los 800 chicos que entraron a las aulas, a pesar de que el edificio no estaba en condiciones de comenzar el ciclo lectivo por falta de infraestructura y calificó la situación de "realmente preocupante, porque si no hay una habilitación de la Municipalidad estamos en una situación irregular".
"Desde febrero estamos dialogando con el propietario para que estabilice y genere condiciones mínimas para que se comiencen las clases en el tiempo estipulado", manifestó el funcionario.

Consideró que "los tiempos fueron suficientes para que el propietario del edificio pusiera en condiciones el establecimiento, de acuerdo a las pautas y las normas que plantea el Municipio de Río Grande, para poder habilitar este emprendimiento", por lo que sostuvo que "la irresponsabilidad es del mismo titular de esa institución".

"Nosotros fiscalizamos la cuestión técnica, en cuanto a que se cumplan las condiciones mínimas de seguridad", avanzó, para anotar que "si esto no se hace es una asociación que pone en riesgo a la comunidad educativa".

El funcionario comentó que "después de haberme reunido con un grupo de padres y la Dirección de la Educación Privada la semana pasada, me junté con la Subsecretaria de Nivel Inicial y Primario y con la Subsecretaria de Nivel Medio, para comenzar a buscar las respuestas que tiene que ver con la reubicación de los alumnos sí esto no se resolvía en lo inmediato".

En ese sentido anotó que "la cobertura de las vacantes en establecimientos públicos la reubicación fue garantizado y conversado con los papas de los alumnos del JIF, más allá que el deseo de la comunidad, es que la escuela pueda resolver la situación de una vez por todas", por lo que insistió en que "no tenemos que dejar de ver la seguridad de los chicos dentro del establecimiento, acá no hay ninguna otra situación que no permita que las clases se desarrollen con normalidad".

Vargas entendió la preocupación de los padres dado que "es un establecimiento que arranca desde el nivel inicial al secundario y hay chicos que están ingresando este año y otros que han transitado toda una etapa escolar juntos".

El Ministro expresó que "se le dio al propietario un margen hasta el 1 de abril para ver si podía resolver lo que tiene que ver con la infraestructura del establecimiento", y agregó que "muchos de los alumnos ya han sido reubicados en escuelas privadas y públicas".

Comentá la nota