Vargas se cansó y su futuro está lejos de la Bombonera.

Le comunicó a su representante que retome las tratativas con los clubes interesados en él.
Se cansó. Desde Colombia, donde anoche jugó con su selección ante Perú, Fabián Vargas se comunicó con su representante, Daniel Comba, y le dio precisas instrucciones. Ante las declaraciones de los principales dirigentes de Boca y las diferencias económicas, el volante ordenó retomar las negociaciones con los clubes interesados en él. Al igual que su compañero Rodrigo Palacio, el ciclo del bogotano con la camiseta azul y oro está cumplido. "No quiero estar en el limbo. Esta situación me tiene muy incómodo", le había dicho Vargas a Clarín después del partido contra Argentina en el Monumental. Y se tomó el charter rumbo a Medellín. Pero al aterrizar en su país, tomó una decisión. En especial, después de escuchar al dirigente Marcelo London, mano derecha del manager Carlos Bianchi. "Hace seis años que está en el club y así como llegó, se tendrá que ir", afirmó. Entonces, Vargas, quien ya no estaba conforme con el ofrecimiento económico, dio por cerradas las charlas con Boca, más allá de que en las últimas horas la comisión directiva se acercó a los números que el mediocampista pretendía para renovar su vínculo. El club ofrecía 650 mil dólares por año; el colombiano quería asegurarse 750 mil y firmar por tres temporadas. Además, exigía la compra del pase en un millón de billetes verdes. "Buscaremos otro jugador", añadió London. En ese sentido, hay varios volantes centrales en carpeta: Mauro Bolatti (Huracán), Hernán Bernardello (Newell's) y Matías Fritzler (Lanús). Boca apunta a un sustituto que tenga características parecidas al colombiano para formar pareja con Sebastián Battaglia, si es que el referente no resuelve emigrar. Casualmente, Lazio es uno de los equipos interesados en Vargas después de la deserción de Battaglia, quien por ahora prefiere quedarse en Boca si no llega un ofrecimiento para irse a préstamo. Hay otros destinos probables para el colombiano: Málaga, de España, y clubes de Inglaterra y de Turquía. El nuevo técnico deberá saber que ya no contará con Vargas y, seguramente, tampoco con Hugo Ibarra. Al lateral le ofrecen menos de la mitad de lo que ganó esta temporada. La idea es bajar los costos de los contratos.

Comentá la nota