Varados y de regreso

Dentro de las diferentes situaciones que presenta el corte de ruta por la gran nevada en la zona de Garayalde y Cañadón Ferrays, que dejaba sin posibilidad de transitar a más de cien camiones y al menos una decena de autos particulares –los que quedaron en cercanías del módulo norte "Esmir Avilés", a la espera de que se permita circular por Ruta 3- se complicaba también la permanencia de una importante cantidad de pasajeros, de diferentes empresas de transportes de larga distancia, que quedaron varados en la terminal céntrica.
Si bien algunas empresas como Don Otto, habilitaron coches para regresar a algunos pasajeros hacia sus lugares de origen –Caleta Olivia y Río Gallegos, entre otras localidades- otras sólo reprogramaban las salidas hacia el norte del país a la espera de que se los autorizara a emprender viaje.

En los casos consultados al menos, ninguna de las empresas preveía asistencia a sus pasajeros para casos como los contratiempos climáticos, por lo que tanto las "comidas o el alojamiento de espera", deber correr a cuenta del propio vecino en tránsito. Este hecho ponía en difícil situación a algunos de los pasajeros que, en algunos casos sin posibilidades de afrontar los gastos inesperados, deberían pernoctar en la terminal sin consumir alimentación alguna.

Y más complicada se presentaba esta misma situación para familias con hijos de corta edad, quienes ayer por la tarde se preparaban a esperar la jornada de hoy en el mismo edificio, rogando que la condición climática permita proseguir viajes hacia sus destinos, compartiendo reclamos -a choferes que poco podían responder ante las inquietudes- y alguna que otra "galletita solidaria".

Mientras tanto, en el módulo "Esmir Avilés", el personal policial y de Gendarmería que se encuentra apostado ofreciendo novedades a quienes llegan hasta el lugar en procura de continuar viaje, anunciaban que desde el puesto en el cruce de rutas 3 y 37 como desde Garayalde, recibían información cada media hora sobre el estado de ruta y la nevada que continuaba al menos hasta media tarde de ayer.

Garayalde

En Garayalde, en tanto, entre el martes y la media tarde de ayer, quedaron varados una veintena de autos pequeños y alrededor de 50 camiones, los que durante la tarde de ayer circularon hacia Trelew o hacia Comodoro, informándose que todos, pese a la demora, llegaron a destino.

Según señaló el suboficial de policía Fernando Favre, la asistencia ofrecida tanto por al Automóvil Club como por parte del personal uniformado permitió que no se vivieran situaciones críticas, agregando que los que debieron quedarse durante la noche del martes, lo hicieron en la estación de servicio, en el playón de la comisaría y en el cruce de Camarones.

Comentá la nota