"Vamos a trabajar para traer más inversiones y mejorar la administración municipal"

En una extensa nota con LA CAPITAL, el intendente Gustavo Pulti cuenta sus principales objetivos para el año que viene y anticipa alguna de las medidas que se tomarán para facilitar los reclamos de los vecinos. Además analiza el 2009 y habla de todos los temas: la desocupación, la inseguridad, la nueva terminal, el sistema del cobro del boleto, la mayoría propia en el Concejo y hasta su posible candidatura.

El intendente Gustavo Pulti ya tiene en claro sus principales objetivos para el año 2010: atraer más inversiones a la ciudad y presentar una serie de medidas para facilitarle a los vecinos los reclamos que se tramitan en la Municipalidad.

Pulti contó los objetivos para el próximo año en una extensa entrevista con LA CAPITAL, donde también realizó el balance del año 2009. "Lo más importante es que entre todos pudimos crear un clima de trabajo y esfuerzo", dijo.

Además, el intendente habló de todos los temas que tuvieron una fuerte repercusión: la desocupación, la inseguridad, la nueva terminal, el sistema del cobro del boleto, la mayoría propia en el Concejo, su candidatura en el 2011, sus posibles sucesores y hasta el futuro de Acción Marplatense.

- Se termina 2009, ¿qué balance hace?

- Fue un año de trabajo, esfuerzo, dedicación y algunos resultados. Lo más importante es que entre todos pudimos crear un clima de trabajo y esfuerzo. Eso inscribe la época actual en una tendencia positiva. Eso es mucho más importante que algún acontecimiento puntual. Uno podría decir que empezó a funcionar la terminal, que se están haciendo determinados tipos de obras y cotejar todo con otros tiempos. Seguramente los resultados serán positivos, pero lo más significativo es el dato que la ciudad en su conjunto, con el esfuerzo público y privado, está inscripta en una tendencia positiva. Pongo como ejemplo lo que ocurre en el Parque Industrial. Hay industrias internacionales que están ampliando sus plantas. Este es un hecho de una ciudad que crece. Además, la pesca retomó inversiones que en otro momento se iban al sur y hasta se pudieron construir 500 viviendas. También pudimos poner en marcha el presupuesto participativo y en muchos barrios se hicieron obras que decidieron los vecinos.

Esto se ve menos que una inversión en calles, plazas, semáforos o alumbrado público. Pero son cosas muy importantes que ocurren y que inscriben a la ciudad en una tendencia de trabajo y esfuerzo que se verificó en 2009, aún cuando era el dato que no prometía la economía mundial.

- ¿Por qué a pesar de los esfuerzos y el trabajo pasan los años y Mar del Plata se mantiene al tope de las cifras de desocupación?

- Hay que trabajar en la lectura completa de esos índices. Mar del Plata este año generó trabajo todo el año. De hecho, el último índice que la ubica como la segunda ciudad con más desocupación, en la columna de al lado marcaba que se crearon más de 10 mil puestos de trabajo en el tercer trimestre del año. Hay una parte del índice que está indicando que no hay desocupación porque se destruyen puestos de trabajo si no porque mucha gente viene a buscar trabajo.

- La cifra también marca que creció la subocupación.

- Es así. Pero se crean puestos de trabajo en la economía formal. Se crearon 10 mil en el segundo trimestre y se habían creado 10 mil más en el tercer trimestre. Entonces, tenemos un índice de desocupación que refleja un dato de la ciudad: en Mar del Plata los compatriotas de diferentes lugares siempre ven la posibilidad de obtener más trabajo y progreso, sobre todo en una temporada como la que viene, que es prometedora. Muchos vienen a la ciudad y se quedan. Ese es un dato de la realidad de Mar del Plata que hay que asumirlo.

- Las cifras de la desocupación la Municipalidad las comparó con el trimestre anterior y no con el mismo trimestre del año pasado, donde queda claro que hubo un aumento del desempleo. ¿No hicieron un análisis demasiado positivo de las cifras?

- No es una visión positiva. Tratamos de dar una visión realista. No se puede utilizar esto ni para conformarse ni para provocar una exaltación. Hay que tratar de tener un análisis tranquilo y sereno de un dato que ocurre.

Este año han crecido las inversiones en el campo industrial. Y vuelvo a poner el ejemplo de las industrias locales e internacionales que están ampliando sus plantas. La pesca ocupó más gente, quizás tuvo menos ritmo la construcción, pero hubo más obra pública. Entonces tenemos que saber que Mar del Plata como uno de los grandes centros de la Argentina es atractiva y siempre va a estar obligada a generar más oportunidades que otras ciudades. Pero no estamos en el proceso que estuvimos en los noventa, que la desocupación se generaba por la destrucción de los puestos de trabajo. El proceso de hoy es otro. Además no hay necesidad política ni de defender ni de atacar las cifras porque es un dato de la realidad.

-Lo que llama la atención es que desde el Gobierno nacional para abajo se hayan difundido y realizado análisis positivos de las cifras cuando fue un año con una profunda crisis mundial.

-Pero no mezclemos. En Mar del Plata hablamos de otra cosa y no se está diciendo que hay un indicador positivo. De Mar del Plata están diciendo que hay desocupación y nadie la niega. De lo que estamos hablando ahora son de las causas. Y las causas de esta situación tienen que ver con un proceso migratorio interno de más gente buscando trabajo en la ciudad. Gente que viene en los veranos y luego se queda a vivir. Lo mismo le pasa a Bariloche y a Rosario.

- ¿Ve alguna relación entre la cantidad de gente que llega a buscar trabajo a la ciudad y no lo consigue con la inseguridad?

- La exclusión social trae problemas de seguridad. La Argentina y Mar del Plata estuvieron sometidas durante más de una década a la destrucción de sus industrias y eso generó una condición social que nos trae problemas actuales. De todas maneras, el trabajo por la seguridad es permanente y constante. En este año 2009, por primera vez en Mar del Plata hubo operativos de Prefectura compartiendo el trabajo con la policía. A su vez, si bien la Municipalidad no maneja la política de seguridad porque para eso hay un ministro que se llama Carlos Stornelli, nunca estuvimos indiferentes porque es un problema de los vecinos. Nosotros hemos estado gestionando para que venga la Prefectura, aportando recursos para multiplicar los patrullajes, finalmente terminó el proceso de licitación de las cámaras. Se ha hecho una inversión importante en materia de alumbrado público, que a nos va a ayudar mucho en términos generales para mejorar la seguridad.

- Usted asumió un elevado riesgo cuando decidió impulsar algunas gestiones frente a una serie de hechos violentos que se produjeron en Mar del Plata. ¿En algún momento sintió que la seguidilla de casos de inseguridad le iba a hacer pagar un fuerte costo pese a que un intendente no tiene responsabilidad directa en la definición de esas políticas?

- Uno no puede vivir pensando si hay costos. Lo que hay que hacer es tratar de gestionar en beneficio de todos los marplatenses. Lo que sí sentí en algún momento es que había una voluntad de algunos sectores de alterar o confundir el debate haciendo como que no existía todo un Ministerio con una conducción provincial de la policía y una administración de justicia. Hubo algún aprovechamiento político de las desgracias que ocurrieron en 2009. Pero de ninguna manera es una situación en la cual pensemos en costos y beneficios.

- Los Foros de Seguridad cuestionaron la demora en la ejecución de fondos que envió la Nación para combatir la inseguridad. ¿Cree que fueron justas o vio otro trasfondo detrás de las críticas?

- No lo sé.

- ¿Quiere decir que tomó bien los cuestionamientos?

- En el fondo, las críticas son buenas siempre. Son como un tábano que está picando para que nadie se duerma en los laureles y piense que las cosas ya están hechas. Muchas veces las críticas son infundadas y muchas veces tienen a lo mejor un interés político. Pero no rechazo ninguna; nos hacen bien y nos estimulan. En el caso de las contrataciones, la administración pública no tiene otra forma de hacerlo que a través de procesos que le garanticen a los vecinos la transparencia. Si hubiéramos contratado 5 millones de pesos en cámaras sin un proceso licitatorio alguien estaría diciendo ahora por qué hicimos esa contratación y quién fue el beneficiario.

Si llevó tiempo definir las diferentes opciones es porque en realidad era el tiempo que las cosas debían llevar. Lo contrario hubiera sido destinarlo por capricho. Entonces las licitaciones podrán ser cuestionadas por la demora, pero no por la transparencia.

- ¿Cómo se ubica en la discusión ideológica que se ha dado durante este año por las causas de la inseguridad?

- En la definición de las causas está la definición del plan. Las causas principales de la inseguridad son haber condenado a miles de personas a vivir sin trabajo, sin familia, sin casa, sin educación y sin salud. Eso como cualquier error grave que un individuo o una sociedad comete en la vida, pasa factura. Que alegremente compráramos camisetas chinas en lugar de suéteres de Mar del Plata clausurando fuentes de trabajo, nos trae dificultades que hoy están a la vista. Esos chicos que a los 14 años nunca comieron en una mesa ni compartieron una relación con abuelos y padres, tienen dificultades de inserción graves donde cualquiera puede instrumentarlos para que recorran el camino del delito.

La candidatura, el transporte y la terminal

- Otro momento clave de 2009 fueron las elecciones. ¿La candidatura testimonial fue la decisión más difícil que debió tomar en su vida política?

- Fue un acuerdo institucional y político importante. Mar del Plata pudo remover muchos obstáculos y generar condiciones para un sostenimiento diferente de nuestra gestión y las que vengan en el futuro. Los contenidos de ese acuerdo son importantes y no tuvimos ningún beneficio personal al hacerlo. Las cosas que hicimos fueron por Mar del Plata y los resultados están en Mar del Plata

- Si en dos años se vuelve a dar esta situación, ¿tomaría la misma decisión?

- No hagamos futurología, porque nunca se sabe qué puede pasar.

- El 2009 también estuvo marcado por las discusiones con los empresarios del transporte por el sistema del cobro del boleto. ¿Cree que en algún momento se excedieron en el debate y al decidir instalar las monederas?

-Las opiniones son de cada uno y todo el mundo puede darlas. Pero habíamos dicho que durante 2009 no íbamos a modificar la tarifa y estamos terminando el año y no se modificó. Habíamos dicho que no aceptábamos que se impusiera el criterio de las restricciones nocturnas durante la gripe A y no se impuso. Dijimos que si el Concejo no consideraba adecuado impulsar el convenio que logramos con ellos para sostener un pedido de transición en los sistemas prepagos, no íbamos a tomar ninguna decisión y así se hizo. En consecuencia, hubo debates, pero durante 2009 lo que se cumplió fue la ley y el contrato.

- Da la sensación de que en 2010 el aumento será inminente. ¿Es una consideración apresurada?

- Siempre hay planteos que hacen que las cosas sean determinantes en el cortísimo plazo e inminentes. Pero los procesos están fijados en los contratos de concesión y nosotros tenemos por delante el interés de los usuarios. De manera que cualquier planteo que se quiera hacer, hay que justificarlo y responder seriamente a las expectativas que tiene la comunidad sobre la prestación del servicio. Cualquier decisión que se tome en el futuro tiene que ser pública, transparente y evaluada por todos.

- Otro de los temas sin resolver con que se va el año es el ensanche de la avenida Libertad para el ingreso de los micros a la nueva estación terminal. Un sector de los vecinos de la zona no quiere que eso pase. ¿Qué hará la Municipalidad?

- Como lo dijimos, no tenemos una posición irreductible ni en este ni en ningún tema. Nuestro trabajo es mediar entre las distintas opiniones, visiones e intereses y tratar de encontrar puntos de encuentro. La Terminal está ubicada en el lugar que definió el plan estratégico en 2004. Durante todos los años que pasaron desde esa definición, nunca hubo nadie que levantara la mano para decir que no debía estar ahí. En consecuencia, está donde los marplatenses dijeron que quería que estuviera. Una vez que está emplazada, lo que hay que mejorar son los accesos.

Le propusimos a la Secretaría de Transporte de la Nación una calle paralela a la vía del tren. En tres oportunidades, el pedido fue denegado por razones de seguridad ferroviaria. En consecuencia, la alternativa que propusimos después de ese proceso fue lo de Libertad. Si los vecinos, las instituciones y distintos sectores políticos creen que la mejor solución puede ser otra, estamos dispuestos a escucharla.

El gabinete, la mayoría y AM

- ¿Están previstos más cambios en el gabinete? Se habla de que José Cano volverá al Concejo y Santiago Bonifatti pasará el Ejecutivo.

- Estamos trabajando en armonía y conversando con todo nuestro equipo para ver cuáles decisiones nos permiten seguir trabajando mejor y con comodidad. Todos los gobiernos que tienen objetivos deben ajustar sus decisiones para seguir mejorando, más allá del reconocimiento que tenemos por todos los funcionarios que han pasado desde el primer día de nuestra gestión.

- ¿Quiere decir que habrá más cambios?

- Sí. Pero todavía no es bueno personalizarlos. Lo estamos hablando y esta semana habrá más reuniones de gabinete.

- Va a tener la mayoría propia que tantas veces sufrió siendo oposición. ¿Cómo piensa manejar esa herramienta para que las decisiones no se tomen de prepo y se trabaje con consenso?

- No está en nuestra voluntad abandonar el camino del diálogo, el acuerdo y la tolerancia. Además, no tenemos una mayoría, tenemos el 50% del Concejo Deliberante. Hoy pueden ser 10, 12 ó 15 concejales pero lo importante es el nivel de compromiso que tengan con los intereses de la ciudad. Pienso que hay buenos representantes en todas las bancadas políticas. Eso sí: si hay una decisión que tomar después de intentar un acuerdo y no lograrlo, trataremos de tomarla con la cantidad de votos que reunamos en la medida que no se demuestre en el debate que estamos equivocados.

- ¿Cómo está trabajando Acción Marplatense para el 2011? ¿Ya están pensando en su candidatura?

- La pregunta tiene dos planes. En el primero, creo que Acción Marplatense tiene que trabajar para llevar adelante todos sus sueños en beneficio de los marplatenses. Y si hoy hicimos cosas, tenemos conciencia de que faltan demasiadas y que hay que seguir trabajando con una idea de futuro

- ¿Y en lo personal se ve yendo por la reelección?

- En lo personal, me gustaría cumplir bien cuatro años de gestión. Y estando en la mitad del mandato, la verdad es que damos gracias todos los días de poder seguir trabajando y acumulando esfuerzos. Nuestro deseo más importante es llegar al final con las cosas bien hechas.

- ¿Pero lo piensa o no?

- Cualquier planteo por encima del mandato que estamos haciendo me parece una equivocación. Los esfuerzos deben ser hechos coherentemente y responsablemente en el período de gestión. Cualquier otro planteo es estrafalario

- Si no es usted, ¿el candidato sale de Artime y Pezzati?

- Evidentemente ellos son dos dirigentes muy importantes de Acción Marplatense con una experiencia y un alto nivel de compromiso en la ciudad. Sin perjuicio de ello, pueden aparecer más alternativas.

- Cuando se rumoreaban los cambios en el gabinete, se especuló con que Artime podía pasar al Ejecutivo. Enseguida el presidente del Concejo salió a desmentirlo de manera muy contundente. Ahí quedó la sensación de que tuvieron algunos roces. ¿Fue así?

- No hubo ningún roce. Marcelo cumple en el Concejo Deliberante un rol muy importante. En estos dos años, con siete concejales sobre veinticuatro, ha sido una persona que supo generar acuerdos y conducir el Concejo con equilibrio y mesura. Me parece que está bien donde está. En todo caso, si habría que producir algún cambio en el futuro lo conversaríamos.

- Por último y después de haber repasado el año, ¿cuáles son los principales objetivos para 2010?

- En 2010 seguiremos trabajando para que se multipliquen las inversiones públicas y privadas en la ciudad. Nos preocuparemos por mejorar y ampliar el Parque Industrial para que sigan llegando inversiones y se puedan agrandar las existentes. Será el año de la licitación del Museo Contemporáneo, de la construcción del CEMA y seguiremos desarrollando con el apoyo de la Nación y la Provincia las inversiones en alumbrado, cloacas y semáforos. Además de continuar con el mejoramiento en las plazas de salud y en la extensión de la redes de gas. También aspiramos a que sea el año en el que las inversiones para el desarrollo inmobiliario tomen la mayor fuerza.

En 2010, tendremos nuevos compromisos internacionales, como la Cumbre Iberoamericana de Naciones. También daremos pasos decididos en el mejoramiento de la administración municipal, tratando de dar mejores respuestas en el tratamiento de los reclamos de los vecinos y en el procesamiento y facilitación de las habilitaciones en todo tipo de trámites a través de internet. Además apuntaremos a concretar todo lo relativo a la descentralización en diferentes ámbitos del partido del General Pueyrredon.

Comentá la nota