"Vamos a pelear por un lugar en la lista justicialista".

Luis Sánchez anunció que se está formando un grupo de dirigentes de Córdoba y del interior. Uno de los objetivos será conseguir una ubicación expectante para un riocuartense entre los candidatos del PJ.
El justicialismo disidente, que no está en el esquema del gobernador Juan Schiaretti, se juntará el viernes próximo en Río Cuarto para ir armando una estrategia de presión que lo ubique en las listas de candidatos a diputados. Luis "Tin" Sánchez, ex candidato a intendente, está liderando ese espacio en Río Cuarto. A nivel provincial, la figura que encabeza la movida es Olga Riutort, la ex esposa de José Manuel De la Sota que es una dirigente de peso en Córdoba capital.

-Usted y otros dirigentes formaron un grupo que está por fuera de la estructura del gobernador Juan Schiaretti. Se han reunido con Olga Riutort, con Marcelo Falo, que es el vocero de De la Sota. ¿A qué apuntan?

-Hemos mantenido en estas últimas semanas una serie de reuniones con dirigentes tanto de Córdoba capital como del interior. De esas reuniones han surgido algunas inquietudes comunes. Queremos avanzar en un proceso que nos permita sentir que somos protagonistas de la construcción de la política en una campaña que se aceleró.

El justicialismo debió tener internas para renovar autoridades partidarias en octubre o noviembre del año pasado. El Congreso provincial del partido prorrogó los mandatos durante seis meses más. La realidad es que el peronismo en Córdoba capital está cerrado y en Río Cuarto hace 4 años que no tenemos autoridades constituidas. Si no vamos a tener una elección interna que transparente y defina a una nueva conducción para que dinamice a la militancia, para que la ponga en la calle, por lo menos hemos coincidido en la necesidad de que se conforme una mesa del justicialismo en la que todos los sectores nos sintamos representados. En esa idea hemos venido coincidiendo con Olga Riutort para poder avanzar en conjunto.

-¿Se reúnen el viernes para definir una estrategia?

-Exacto. Esto se va a ver plasmado el viernes cuando aquí, en Río Cuarto, llevemos a cabo una reunión. Lo único que pretendemos es sentirnos parte. No estamos en el justicialismo para contratar traffics y para ir a buscar fiscales para el día de la elección. Queremos participar y queremos ser coherentes con lo que planteamos desde un principio. Cuando yo arranqué, más solo que la Luna, en el proceso de las elecciones del año pasado planteé tres cosas: que tenía que haber una renovación generacional, que debían elegirse los candidatos por elecciones internas y abiertas y que no íbamos a seguir permitiendo que desde Córdoba capital se nos bajara como un paquete cerrado lo que debíamos hacer o dejar de hacer. El peronismo de Río Cuarto tenía que recuperar la identidad que perdió hace unos cuantos años. En esa idea somos coherentes. De la misma forma que peleamos para que nos dejaran participar en Río Cuarto, vamos a pelear para que nos den en el ámbito provincial el espacio que entendemos que nos merecemos.

-¿Entrar en la discusión también implica tener un candidato en la lista?

-Entrar en la discusión para nosotros implica, para el sur de la provincia y para la ciudad en particular, que de acuerdo a una historia que se viene dando desde 1983, Río Cuarto siempre tuvo un candidato a diputado nacional en un lugar expectante en las listas del justicialismo. Siempre. Desde Rojas en adelante. En ese aspecto, también vamos a pelear para eso. De la misma forma que los compañeros de Córdoba capital van a pelear para que se les respete un espacio. A partir de allí, la discusión de los nombres es lo último. Primero tenemos que discutir la participación y el mensaje que el justicialismo va a plantear al electorado cordobés, principalmente en el sur de la provincia, en un sector eminentemente agropecuario. Queremos ver cuál es el mensaje que vamos a tener.

-¿Cuál debería ser ese mensaje?

-Estamos convencidos de que debe ser un mensaje en el que planteemos la necesidad de un federalismo en serio. Tiene que darse la discusión para que, definitivamente, esta cuestión de las retenciones tenga una respuesta contundente: las retenciones tienen que bajar. Por otro lado, tiene que darse un proceso para quebrar la mayoría kirchnerista que existe en el Congreso de la Nación. Creemos que el discurso del justicialismo en esta elección tiene que ser bien diferenciado del kirchnerismo.

Necesitamos que la más alta autoridad argentina llame a una mesa de consenso para ponernos de acuerdo en cuestiones básicas. Lo único que hace ahora el kirchnerismo es imponer y sojuzgar a gobernadores e intendentes.

-¿Qué rol está jugando De la Sota en este armado?

-En esta movilidad política que estamos generando desde Río Cuarto y que va a empezar a plasmarse el viernes. En el diario aparece como que somos el delasotismo. Pero De la Sota ha tomado una decisión: él no va a participar de esta elección y le ha dado la responsabilidad, el derecho y la obligación al gobernador de llevar adelante este proceso electoral y él no va a participar.

-Pero ustedes se reunieron con Marcelo Falo que es el vocero de De la Sota.

-Sí, está bien. Pero también nos reunimos con Aráoz y con Olga Riutort. Nos hemos ido a reunir con distintos sectores del justicialismo. Nosotros no vamos a negar que periódicamente tenemos algún contacto con el ex gobernador. Es más, si me apurás un poquito, en la idea política estamos más cerca de De la Sota que de Schiaretti. Pero no somos el delasotismo. Somos el peronismo de Río Cuarto que quiere recuperar su identidad. Tenemos muy buena relación con De la Sota. Nos reunimos de vez en cuando y lo escuchamos. Porque, aparte, por lo menos tenemos la posibilidad de sentarnos con el ex gobernador. Con el gobernador no pudimos sentarnos nunca...

-¿Usted aspira a integrar la lista?

-Estamos peleando por un espacio para Río Cuarto. Después veremos cuál es la persona indicada. Si me preguntás si me gustaría ser diputado nacional te digo que sí pero estamos trabajando para la intendencia.

Comentá la nota