"No vamos a pedir que se revisen las leyes"

"No vamos a pedir que se revisen las leyes"
Militante sindical de la CTA, ex esposa del canciller Jorge Taiana y compañera en la lista que encabezó Martín Sabbatella, Iturraspe cuestiona al PJ y el "travestismo político de los radicales".
Contra todo pronóstico, la lista de Nuevo Encuentro, encabezada por Martín Sabbatella, no metió uno sino dos diputados en el Congreso Nacional. Detrás del ex intendente de Morón estaba Graciela Iturraspe, dirigente de la CTA con una larga historia de militancia que comienza en su juventud. También por aquella década del 70 estuvo casada con el actual canciller Jorge Taiana. Iturraspe asegura que nunca imaginaron recibir los votos de medio millón de bonaerenses, y por estos días se prepara para asumir su primer cargo electivo el próximo 10 de diciembre. Allí buscará avanzar en los derechos previsionales, "no como una concesión graciosa a un sector puntual, tal como hace el kirchnerismo, sino como un derecho para todo el conjunto de los jubilados".

–¿Por qué entrar en el juego electoral después de tantos años de militancia sindical?

–Porque el proyecto de la CTA no es meramente sindical, sino que es de transformación social, cultural y política. Los procesos llevan su tiempo de decantación y en un momento decidimos poner en pie el Instrumento Electoral para la Unidad Popular (IEPUP), con un nombre tan poco habitual pero que describe bien lo que significa para nosotros.

–¿Qué temas prepara para llevar al Congreso?

–Nuestro fuerte es la lucha por los derechos de los trabajadores. La situación de los jubilados puntualmente. Saludamos la nacionalización de la caja jubilatoria como un primer paso, pero aún falta un camino por recorrer: hacer una ley que realmente sea solidaria y vuelva a establecer el 82 por ciento móvil para todos los jubilados. No sólo para los nacionales, para todos: es un derecho del conjunto.

–¿Cree que se revisarán leyes sancionadas en 2009?

–No, nosotros no acordamos con eso. No vamos a acompañar ese tipo de situaciones, el actual Parlamento tiene toda la legitimidad de aprobar temas. Si no es como decir: "Ah... porque yo no estuve entonces no tiene validez". No estamos de acuerdo.

–Sabe que los pequeños partidos de centroizquierda se volverán socios atractivos para el oficialismo el año próximo...

–Somos conscientes de eso. De todas maneras nuestra agenda no la tienen que fijar otros. En aquellos proyectos que el oficialismo necesite construir consenso, podremos discutirlo. Hay una cantidad de sectores en la Cámara con quienes vamos a tener iniciativas similares. Muchas veces no se trata de ver a qué proyecto le pongo mi nombre sino de pensar cómo acompaño en el proyecto de otro diputado.

–¿Y con el kirchnerismo el vínculo será pragmático?

–No somos pragmáticos, ya sabemos que no tenemos nada que ver ni con el peronismo ni con el radicalismo. El kirchnerismo no abrió las compuertas de la participación popular, se recostó en los barones del conurbano y mantuvo todas las prácticas clientelares. Tampoco compartimos las prácticas radicales de travestismo político. Una no nace de un repollo, yo vengo del peronismo pero pensamos que el Partido Justicialista ya no tiene posibilidad alguna de llevar adelante un proceso de transformación.

Comentá la nota