"No vamos a pactar con las mafias, no nos retiraremos de un solo barrio"

Mónica Fein lanzó su precandidatura a la reelección. Ante el fervor de la militancia, la jefa del Palacio de los Leones defendió su gestión y prometió terminar obras de agua y cloacas

Iban unos 10 minutos de discurso cuando la intendenta Mónica Fein pareció encontrarse en plena confianza y se soltó con algunas frases contundentes y que sirven de título: "Algunos que se llaman renovadores o PRO nos dejaron como obra más importante un casino en barrio La Granada. Nosotros en cambio vamos a dejar un hospital modelo en el barrio Las Flores. Esa es nuestra obra!", arengó. Es obvio que se refería a un complejo que construye en mayor parte la provincia, cuyo gobierno también es socialista.

Fue anoche en el Patio de la Madera, donde frente al salón principal totalmente colmado la intendenta lanzó su candidatura para la reelección frente a la plana mayor socialista y de gran parte de la UCR provincial, su principal partido aliado.

Antonio Bonfatti, actual gobernador; Hermes Binner; su antecesor; Miguel Lifschitz, el ex intendente que va ahora por el mismo trono, siguieron desde la primera fila las palabras de quien lleva tres años en el mayor cargo de la ciudad, que en diciembre cumplirá el cuarto y que se propone para otros cuatro más.

En esos minutos de inspiración Fein resumió: "Rosario es el bastión donde hemos demostrado que se puede gobernar de otra manera y por eso... ¡no pasarán; seguiremos gobernando; seguiremos construyendo!". Los militantes socialistas explotaron.

"El Frente Progresista de Santa Fe es el contraejemplo de lo que sucede hoy en la Argentina, y Rosario es su bastión", agregó.

Luego se refirió al principal azote de la ciudad: "Sabemos que la violencia tiene múltiples miradas, que es un tema complejo unido a la inequidad, la intolerancia y la impunidad. Un municipio no tiene policía, ni fiscales ni funciones de inteligencia. Pero participamos activamente en la coordinación con fuerzas federales y provinciales para reducir la violencia y el delito". "Estigmatizaron a Rosario con el narcotráfico, pero es en el Nordelta y en Puerto Madero donde desde hace una década se refugian las organizaciones internacionales del narcotráfico colombianas y mexicanas", disparó.

"Nosotros tenemos 25 años de honestidad, decencia, somos incorruptibles y por eso nos quieren frenar, pero esta mujer les dice que no podrán, no pasarán, no vamos a pactar con las mafias; no vamos a retirarnos de un solo barrio". Volvieron a retumbar los aplausos.

Fein retomó la crítica a los opositores, aunque sin nombrarlos. ¿Habrán sido los dardos para Miguel del Sel, para Anita Martínez o para el debutante Alejandro Grandinetti, figuras televisivas las dos últimas que competirán con ella este año? Lo cierto es que la intendenta dijo: "Los dirigentes que están aquí no son conocidos por la televisión sino por su militancia. Somos diferentes y coherentes. No nos propusimos para intendente sin haber participado en nuestra vida en la cooperadora del colegio de nuestros hijos, o de una ONG, o de un sindicato, o de un movimiento empresarial".

Después pareció apuntar a Jorge Boasso, el nuevo socio del PRO alguna vez cuestionado por ocupar una banca en el Concejo a la vez que un puesto en la DGI (actual Afip): "En nombre de esa coherencia decimos: no tenemos cuentas que declarar. Ni incompatibilidades laborales. Tampoco hablamos de desigualdad y vivimos en barrios privados".

Del PJ, que ayer tuvo su propio día de sorpresas, Fein no se olvidó en el repaso: "Los socialistas no festejamos el Día de la Lealtad pero sí el de la transparencia, la honestidad y la coherencia: veinticinco años de gestión sin ningún caso de corrupción. Porque, como decía Hermes, tenemos las manos limpias y las uñas cortas".

Una intendenta envalentonada sola en un escenario y de cara a una concurrencia donde la maquinaria socialista pareció haberse esmerado para movilizar su estructura barrial y juvenil. Las miles de personas que colmaron el salón era evidente que en su gran mayoría provenían de los centros comunitarios de los barrios; que eran parte de esa resistencia con la que cada vez que llegan las elecciones los opositores encuentran como tope a su intento de penetrar y quedarse con el voto de zonas humildes; esa que le pelea palmo a palmo (y que generalmente le gana) el reparto del voto en las calles angostas y en los pasillos habitados por las familias numerosas.

Fein no se detuvo mucho en los errores cometidos pero confesó que "viví momentos difíciles, complejos, dolorosos" como fueron "la terrible tragedia de calle Salta, la tragedia del parque de diversiones (del parque Independencia), el triple crimen de villa Moreno y la violencia urbana. Todo eso me dio la fortaleza de decir que hicimos cosas bien y que en otras nos hemos equivocado, pero que esa experiencia nos hace sentir que somos los mejores para cambiar lo que haya que cambiar".

La intendenta aseguró que en su gestión, y con la colaboración de su "amigo" el gobernador Antonio Bonfatti "completamos las cloacas en 31 barrios donde viven 146 mil vecinos. Ocho de cada 10 rosarinos cuentan con el servicio y en los próximos cuatro años estará completada toda la ciudad".

"Hemos llevado adelante la mayor transformación de los Fonavi. El Plan Abre, que hicimos con Antonio Bonfatti en 20 barrios, es una inversión histórica en la ciudad. Los vecinos cambiaron la espera por esperanza, y vamos a poder decir que después de 130 años hay una nueva planta de agua en Rosario, que esta tarde estuvimos recorriendo con Antonio y el senador Miguel Lifschitz", enumeró.

"Somos diferentes —reiteró Fein—; creemos en los frentes, no tenemos empresas socias que hagan la obra pública, respetamos las instituciones y a todos los organismos de derechos humanos. No les pedimos que abandonen su identidad para asumir la nuestra. La construcción de este frente la venimos haciendo hace 20 años y gracias por estar aquí a la UCR, el PDP, el GEN, el partido SI, Pares, Libres del Sur y el partido Social Metropolitano".

Fein destacó finalmente: "Encaramos un plan histórico de inversión en vivienda y cumplimos con la palabra empeñada cuando nos presentamos tres años atrás".

Mismo escenario

“Me acabo de enterar”, contestó el candidato a gobernador Miguel Lifschitz cuando La Capital le preguntó sobre la renuncia de María Eugenia Bielsa a una candidatura. “No lo sabía. A nosotros no nos cambia el escenario. Es una cuestión del justicialismo”.

Coment� la nota