"Vamos a luchar para que no quede ningún trabajador en la calle", advirtió ayer Jorge De Crecchio, del Sindicato de Camioneros.

El nuevo esquema de trabajo que programó el Departamento Ejecutivo para la prestación en 2010 del servicio de barrido implicará, entre otras cosas, mayor productividad por parte de la empresa que se adjudique la licitación, incorporación de cuadras y menor frecuencia de recorrido en los sectores alejados del micro y macro centro.
Esto, según lo explicado desde el municipio, permitirá un ahorro del 30 por ciento en los costos. También implicará una reducción del personal que actualmente la empresa Transporte Malvinas tiene afectado al mismo. Sea esa firma u otra la que se haga cargo del servicio, lo concreto es que necesitarán menos trabajadores.

Consultado ayer por este tema, el secretario General del Sindicato de Camioneros Seccional Olavarría, Jorge De Crecchio, señaló que desde esa entidad no permitirán ningún despido.

"Leí que (el nuevo esquema) va a salir con una reducción del 30 por ciento en los costos para el municipio. La posición del sindicato es no aceptar ninguna reducción de personal. Vamos a luchar por el 100 por ciento, para que no quede ningún trabajador en la calle", dijo en principio el sindicalista, y advirtió que este planteo lo harán "a la empresa o a quien sea para dejar sentada nuestra posición".

A su vez comentó que el llamado a licitación que hizo la Municipalidad "nos tomó por sorpresa. Es más, creo que ni la misma empresa sabía que salían los pliegos a licitación". Entendió que el panorama "se va a complicar porque no aceptamos reducción de personal ni reducción de sueldo. El sindicato se define siempre por nivelar para arriba, no para abajo".

Por último, de los pasos a seguir dijo que esperarán que los pliegos se pongan a la venta "para analizarlos bien antes de decidir qué hacer".

Comentá la nota