"Vamos a jugar la final de la Copa"

Christian Cellay, uno de los pilares de la defensa del Pincha, confía en la inteligencia del equipo para el desquite de pasado mañana ante Nacional
- Han pasado algunos días y aún resuenan los ecos del triunfo de Estudiantes frente a Nacional, de Montevideo, por 1 a 0. En los bares, las oficinas, las facultades, las plazas o simplemente en cualquier reunión, nadie le escapa a una conversación casi obligatoria: la ansiada revancha de pasado mañana frente al equipo uruguayo. Algunos hinchas del equipo platense creen que el conjunto que dirige Alejandro Sabella regresará con un resultado que le permitirá arribar a la final de la Copa Libertadores; otros, más cautos, piensan que la serie está abierta y cualquier cosa puede suceder en el estadio Centenario. Aunque todos, simpatizantes, jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, sienten como una afrenta directa la imposibilidad de alentar a su equipo en vivo y en directo del otro lado del Río de la Plata, en apenas 48 horas más.

La expectativa se advierte a cada paso en esta ciudad. Y en especial en los futbolistas de Estudiantes, en los que aún se observan las huellas de la última batalla frente a Nacional. Como a Christian Cellay, al que todavía le duelen algunos golpes. Se toma la rodilla derecha y acomoda su cuerpo para relajarse y poder charlar con LA NACION. "Frente a Nacional hicimos todo el gasto y la verdad que merecimos mucho más porque le creamos un montón de situaciones de gol, que de haberlas concretado, hoy tendríamos la clasificación para la final en el bolsillo. No es culpa de nadie, simplemente que hay partidos en los que te sale todo y hay otros en los que tenés que remar mucho más para conseguir el resultado que pretendés y que, en definitiva, te sirva."

El defensor apela a la cautela a la hora de hablar de lo que vendrá, pero también transmite seguridad y tranquilidad en sus reflexiones: "Sabemos que va a ser tan duro como el anterior. Seguramente deberemos atravesar un período de unos 15 o 20 minutos muy exigentes, porque ellos van a querer conseguir el empate de entrada. Si nosotros somos lo suficientemente inteligentes como para sobreponernos a esos primeros momentos, estoy seguro de que vamos a jugar la final de la Copa".

Una noticia golpeó duro al plantel: la ausencia por lesión de Juan Sebastián Verón para la revancha (ver aparte). Cellay es contundente al respecto. "Para nosotros es un jugador fundamental. El equipo no es el mismo con o sin él, pero siempre hay que saber adaptarse a las circunstancias y ver qué pasa. En el encuentro de ida, jugamos el primer tiempo con él, y el segundo no. Creo que en los dos casos supimos cómo manejarnos. Si está en condiciones de entrar, mucho mejor para nosotros, porque siempre marca la diferencia. Haremos lo necesario para suplantarlo. Nosotros creemos que si queremos llegar bien alto como equipo, debemos superarnos siempre."

Para Cellay, el duelo frente a Nacional es una cita obligada. El Samurai , como se lo conoce por aquí, se recuperó de un fuerte golpe en el gemelo izquierdo, pero arrastra una dolencia en los meniscos de la rodilla derecha, que lo obligó en el último encuentro a jugar infiltrado. "Voy a estar seguro dentro de la cancha, aunque estoy en pleno proceso de recuperación. La rodilla necesita un poco más de tiempo, que por desgracia no tenemos. Si fuera necesario infiltrarme, lo haría otra vez, no tendría ningún inconveniente porque lo que más quiero es jugar. Son momentos en los que un jugador siempre quiere estar."

La adrenalina fluye por el defensor de Estudiantes y le resulta imposible pensar en otra cosa que no sea el duelo con Nacional. Los tiempos se acortan y todo Estudiantes sueña con una final frente a Gremio o Cruzeiro, que les daría la posibilidad de obtener un título que no consigue desde el 70 con el DT Osvaldo Zubeldía, y jugadores como Carlos Bilardo y Juan Ramón Verón.

Pero, por supuesto, para llegar a ese momento sublime hay que atravesar esta semifinal que lo tiene como protagonista y con una leve ventaja. La expectativa se multiplica y se advierte en las palabras de Cellay: "Contamos con una inmejorable chance de pasar a la siguiente etapa, pero no debemos descuidarnos atrás. Nuestra defensa es nueva, pero ya nos complementamos muy bien. A todos nos gustaría darle una alegría bien grande a la gente de Estudiantes, que nos sigue a todos lados. Vamos a estar un poco más lejos, pero nosotros sabemos que estarán haciendo fuerza para que volvamos a La Plata con la clasificación a la final de la Libertadores".

* La experiencia de Schiavi les brinda confianza

Como uno de los hombres de la defensa de Estudiantes, Christian Cellay sabe que el desembarco de Rolando Schiavi les aporta mucha experiencia. "Es un jugador de mucho rodaje. Ya en la cancha nos dimos cuenta de que, con una palabra, un movimiento o un gesto, acomoda las cosas y nos sirve para saber cómo estamos parados. Es un refuerzo de jerarquía y se adaptó muy rápido al grupo", dijo Cellay.

Comentá la nota