"Vamos a conversar con las empresas".

Lo afirmó Evo Morales, a raíz de la nacionalización de la petrolera Chaco, que tiene capitales argentinos.
LA PAZ.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, se mostró ayer dispuesto a negociar con Pan American Energy sobre la decisión de su gobierno de nacionalizar su filial en Bolivia por negarse a traspasar el control al Estado.

Anteayer, la petrolera estatal YPFB intervino la compañía Chaco, de capitales británicos y argentinos, tras fracasar una negociación para permitirle al Estado boliviano comprar una participación que le otorgue una mayoría accionaria. La medida se dio dos días antes del crucial referéndum que se hará hoy sobre la reforma constitucional impulsada por Morales, que le da al Estado el control casi absoluto sobre la economía.

Pan American Energy, controlada por BP BPL, afirmó en un comunicado que defenderá "en todas las instancias" sus intereses en Chaco, aunque señaló que confiaba en lograr un entendimiento con el gobierno.

"Va a haber conversaciones, por supuesto, con todas las empresas", afirmó ayer Morales, interrogado sobre si el gobierno se sentaría a negociar con Pan American Energy. Pero el mandatario aclaró: "Cualquier inversionista, en cualquier rubro, lo primero que tiene que pensar es en respetar las normas bolivianas. Si no hay cierta voluntad de respetar las normas, tenemos todo el derecho de decidir sobre nuestros recursos naturales".

Socios, no patrones

Morales subrayó que su gobierno trabaja con el "principio básico" de que quiere "socios y no patrones ni dueños" de los recursos naturales de Bolivia.

Con la nacionalización del aproximadamente 51% de Pan American Energy en Chaco, Bolivia completó la recuperación del control de las empresas petroleras mixtas, que eran operadas por trasnacionales desde una privatización de mediados de la década pasada. YPFB, que ya tenía un 49% de la compañía, ofrecía pagar 4,8 millones de dólares a Pan American Energy por una participación algo superior al 1% para controlar Chaco.

Bolivia tiene las segundas reservas en importancia de gas natural de Sudamérica, después de Venezuela. Los principales importadores del fluido son Brasil y la Argentina.

El presidente boliviano dijo que la decisión tomada por su gobierno forma parte de "la lucha histórica del movimiento campesino indígena por el poder del territorio", por la cual, apuntó, "todos los recursos naturales son del pueblo".

"Nunca hicimos una nacionalización que consiste en no devolver nada. Somos muy responsables y qué mejor que con el diálogo", concluyó Morales.

Comentá la nota