"Le vamos a dar al ciudadano de Paraná una nueva ciudad"

Urribarri observó los trabajos financiados por la Nación junto a Halle y destacó los "cambios estructurales" en marcha.
El gobernador Sergio Urribarri recorrió ayer las obras de recuperación integral de avenida Ramírez de Paraná, que son financiadas por el gobierno nacional y gestionadas por el Estado provincial.

Con una inversión de 5,6 millones de pesos se realizan trabajos de reparación de lozas de hormigón, canteros centrales, iluminación y colocación de semáforos. "Estamos poniendo mucho esfuerzo por recuperar la infraestructura de la capital provincial y ese esfuerzo ya está en desarrollo. Con todas las obras en ejecución y las previstas, en un tiempo más el perfil de la ciudad habrá cambiado", dijo el mandatario.

"Estas obras, más las obras de Bajada Grande, el hospital nuevo y los nuevos accesos desde el sur y desde el norte le darán a la ciudad un perfil totalmente distinto, y con el entubamiento del arroyo La Santiagueña y la sistematización del arroyo Antoñico se terminarán los problemas estructurales de inundación pluvial. Todo ello configura un estado de obras que le van a dar al ciudadano de Paraná una nueva ciudad", explicó el mandatario, quien realizó esa actividad acompañado por el intendente José Carlos Halle.

Según se anticipó, los trabajos continuarán con la reparación de avenida Newbery, y la pavimentación de 60 cuadras en el centro y otras 40 fuera de los boulevares.

"Planteamos ante las autoridades nacionales estas necesidades y fuimos entendidos. Hoy las obras están en marcha, al igual que otros tantos trabajos de saneamiento, viviendas e infraestructura urbana. Y lo mismo hacemos para todas las ciudades y pueblos de la provincia", agregó Urribarri.

Halle, en tanto, hizo saber que la reparación de Ramírez llevará unos cinco meses. Se trata de 53 cuadras (contando ambas manos de la avenida). "El tránsito se verá un poco restringido pero vale la pena. Es una de las arterias más importantes de Paraná quedará totalmente remodelada. Estamos haciendo de esta ciudad, una capital en serio de la mano de la provincia y la Nación", remarcó.

El gobernador se acercó también al Club Palermo para recorrer la construcción de un paredón lindero a la unidad penal y a la apertura de una calle que permitirá una conexión directa entre Santo Domínguez y Marcos Sastre.

En tanto, con miembros de la Vecinal Rocamora, el gobernador y el intendente mantuvieron un encuentro en el que hablaron de la posibilidad de instalar una nueva comisaría en la zona. Ambos mandatarios fueron despedidos con un aplauso, señaló la crónica oficial.

Homenaje. Urribarri también participó del acto realizado en la Plaza 1° de Mayo de Paraná para rendir homenaje a los héroes y mártires del 9 de junio de 1956. "El principal reconocimiento es para quienes año a año hacen de esta fecha un acto de recordación. Para ellos, como un militante más y no ya como gobernador de la provincia, vaya mi reconocimiento por mantener viva en la memoria entrerriana los hechos que sucedieron", indicó.

"Vinimos a repudiar un acto de salvajismo que abrió las puertas del infierno y del terrorismo de Estado en Argentina. Y también para recordar ese acto amor y de entrega de esos hombres en defensa de la patria, de la república y de los derechos civiles. Esos hombres que a partir de aquella fecha pasaron a ser mártires de todos los argentinos, no sólo de los peronistas, hoy deben estar más presentes que nunca. Más hoy día en un presente donde las adversidades están al orden del día y las dificultades y desafíos son parte de la agenda de todos nosotros", manifestó el gobernador.

Aseguró que los meses recientes "no han sido fáciles pero sirvieron para poner a prueba nuestra tolerancia y nuestro mensaje de paz, de diálogo y de búsqueda del consenso".

Comentá la nota