Por el valor inmobiliario, está lejos la compra de tierras para el cementerio

Los lotes que la comuna de Centenario pidió a la Legislatura provincial que expropie costarían más de 500 mil dólares. La discusión está demorada.
La expropiación de tierras para ampliar el cementerio local cada vez está más lejos. El alto valor inmobiliario de dos terrenos –contiguos a la necrópolis- postergaría el debate dentro de la Legislatura provincial.

Mientras tanto, el espacio dentro de la dependencia municipal se achica con el paso de los meses, a pesar de las reformas y la construcción de nicheras que pretenden optimizar lugares con el fin de suspender la venta de sepulturas en tierra.

Los legisladores deberán trabajar en la tasación de esas tierras –que a costo de mercado inmobiliario no baja de unos 500 mil dólares cada terreno- y el resarcimiento de esos inmuebles privados recién se incorporarían en el presupuesto 2010.

El inevitable retraso en el proceso de enajenación lo reconoció ayer una alta fuente política de esta localidad que manejó el polémico expediente de la expropiación de los lotes I y II -que está en sucesión- de la tradicional familia Perticone.

«En este contexto de crisis va a ser difícil que el Gobierno provincial pague por estos lotes, porque los propietarios no quieren perder dinero y van a pedir que se suba el precio para que no se los remate a valor fiscal», aseguró la fuente.

El gobierno del intendente Javier Bertoldi intentó realizar la compra de los dos lotes en cuestión (el I de 7.226 m2 y el II de 7.127 m2), pero la operación resultó infructuosa. Las tierras están en sucesión y la cantidad de herederos –estimados en más de 50- hacen que la adquisición resulte «inviable».

El cuerpo deliberativo pidió la enajenación de los lotes en cuestión para declararlos de utilidad pública, aunque de aprobarse el expediente, es probable que sea a principios de 2010 ó 2011, cuando el cementerio ya esté colapsado. ¿Qué hacer entonces ante esta situación? Esa es una de las preguntas que hoy sobrevuela entre los funcionarios de Bertoldi al iniciar un nuevo año de gestión.

Según un informe presentado en agosto pasado por el director del cementerio, Gerardo Avecilla, existen unas 4.025 tumbas en tierras y 1.387 nicheras dentro de la necrópolis centenariense. El número no expresa con fidelidad la cantidad real de difuntos, ya que en algunos nichos hay más de un servicio. Además, porque según los dichos de los funcionarios, hay información de los difuntos «que se perdió» en el cambio de gestión de gobierno.

Codiciados terrenos

Los terrenos de la sucesión Perticone –ubicados sobre la Ruta Provincial Nº 7 en el acceso a la primera rotonda en la vera Este- son los más codiciados por los agentes inmobiliarios para construir barrios residenciales por la cercanía a las vías rápidas.

Desde 1.990 con la sanción del Código de Planeamiento Urbano (Ordenanza 328/90) esas tierras pasaron al área urbana, ya que antes pertenecían al lote agrícola 232 A, aunque nunca hubo producción de cultivos.

De esta forma, el futuro de los difuntos de la localidad está en manos de los diputados provinciales que no retomarán su tarea hasta el 1 de marzo de 2009.

Comentá la nota