El valor del boleto dependerá de la evolución de los salarios y subsidios

La Municipalidad planteó su decisión de conservar a $1,60 el precio del boleto durante 2009. En 2008 las empresas obtuvieron 31 millones de pesos por subsidios.

Luego de otorgar el último aumento del boleto, la gestión de Gustavo Pulti pretendió dar por cerrada, al menos por lo que queda de este año, la discusión en torno al valor de la tarifa. De hecho, tras adoptar la medida, el intendente se ocupó la semana pasada de llamar a los empresarios para pedirles que se dieran por conformes con un boleto plano de $1,60 y aclararles que para establecer ese valor, la comuna ya tuvo en cuenta que en los próximos meses podría haber una eventual suba de salarios.

Con este gesto, el jefe comunal trató de deshacer anticipadamente un argumento en base al cual el sector podría volver a solicitar una modificación de la tarifa en el transcurso de 2009.

De hecho, la metodología de costos utilizada para otorgar esta última suba -que permitió que la tarifa pasara de $1,40 a $1,60- señala que el boleto plano debería valer hoy $1,56.

Pero un poco más adelante, el trabajo incorporó un dato hipotético, pero sumamente probable: que en los próximos meses los transportistas deban otorgarles un aumento salarial del 13,5% a sus trabajadores.

Esta hipótesis ya tiene algunos datos concretos que la van confirmando e incluso, empeorando.

La semana pasada, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) a nivel nacional firmó un preacuerdo con las empresas de corta y media distancia, para obtener un incremento de haberes a través de una suma fija de 600 pesos.

Si bien la negociación todavía está en marcha, marca la pauta de lo que podría suceder dentro de poco en el resto de la actividad.

En rigor, la metodología oficial elaborada por la comuna local, al incorporar una eventual suba salarial del 13,5% para este año, estableció que el costo del boleto plano debería ser de $1,68.

Pero el jefe comunal tomó la decisión política de conceder una suba menor a la sugerida técnicamente y les pidió a los empresarios que no aspiraran a una nueva modificación de la tarifa en el transcurso de los próximos meses.

Pero lo cierto es que en el horizonte ya aparecen algunos datos preocupantes. Por un lado las negociaciones salariales en Capital Federal están indicando que el aumento a los choferes a través de la incorporación al básico de una suma fija podría ser del 20% o tal vez más. Y, sumado a eso, el Gobierno nacional -afectado por fuertes restricciones presupuestarias- ya planteó que no tiene previsto incrementar los millonarios subsidios que le vino inyectando al transporte para mantener una tarifa de micros relativamente baja en varios puntos del país durante los últimos años.

Generosos subsidios

Las empresas de transporte de Mar del Plata se han visto beneficiadas con importantes ayudas por parte de la Nación durante los últimos tiempos.

Según datos oficiales, en 2008 todas las compañías recibieron poco más de 29 millones de pesos en concepto de subvención, más un crédito fiscal de unos 2 millones de pesos mediante una devolución parcial del IVA. Una de las vías a través de la cual las compañías vinieron obteniendo subsidios desde 2004 fue el Sistema Integrado de Transporte Automotor (Sistau) que le otorga a cada empresa del rubro una suma en efectivo, en función de una serie de parámetros entre los cuales figuran el número de pasajeros transportados, los kilómetros realizados y la recaudación.

En 2008, a través del Sistau, las compañías de micros de la ciudad recibieron $15.385.696. Otra vía de subsidios proviene del decreto 98/07 del Gobierno nacional, que fue puesto en vigencia con el propósito de equiparar la ayuda que hasta ese momento recibían las empresas del interior del país con la que tenían las de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Mediante esta compensación, el año pasado el transporte de Mar del Plata recibió $13.950.431.

Sumado a eso las compañías obtuvieron un crédito fiscal de devolución de IVA de 2 millones de pesos.

En total, fueron casi 31,5 millones de pesos los recibidos a través de subsidios, cifra reconocida por las mismas compañías del sector que aseguran que toda esa masa de dinero incide en 0,3525 centavos en el valor de cada boleto. Según el municipio, todas las empresas de micros de Mar del Plata recaudaron $116.188.054 el año pasado, por lo que la totalidad de los subsidios y otros beneficios obtenidos por parte del Estado, representaron el 21,3% de la totalidad de los ingresos de 2008.

Todo parece indicar que lejos de crecer, en el mejor de los casos esta ayuda financiera al sector por parte de la Nación seguirá igual por lo que resta del año. Aunque también existe la posibilidad de que sea reducida.

Fuentes municipales le indicaron a LA CAPITAL que en febrero, el transporte marplatense recibió la misma cantidad de dinero en subsidios que en meses anteriores. Pero aclararon que desde marzo podría haber una progresiva reducción en la entrega de subsidios. Si fuera así, cualquier acuerdo de aumento salarial generaría, al menos, una discusión acerca de cómo se financiaría esa suba de haberes.

Un 85% del gasoil está subvencionado

Los subsidios que recibe el transporte público local provocan que las empresas paguen un gasoil subvencionado, cuyo valor final termina siendo de 0,42 centavos más IVA por litro, lo que representa una enorme rebaja respecto del valor de mercado mayorista, que en la actualidad, es de $2,89. No obstante, tanto las empresas como el municipio, aseguran que no todo el combustible que consumen los micros que circulan por la ciudad tiene ese valor diferencial. Los subsidios alcanzan a cubrir un 85% del total del gasoil que utilizan las empresas marplatenses, por lo que el 15% restante es adquirido al valor del mercado. Esto es así, porque el Estado subvenciona a través de distintas vías un cupo de combustible, el cual es excedido por las compañías de la ciudad durante el verano, cuando deben ampliar sus servicios y los kilómetros recorridos.

Comentá la nota