Valioso intercambio con miembros del INTA Aportes del CRESTA a la producción

Gustavo Oosterbaan describió, a la delegación que visitó Tres Arroyos, los alcances de la formación universitaria. Se va a firmar un convenio para la realización de prácticas en la Chacra Barrow
La visita de integrantes del Centro Regional Buenos Aires Sur (CERBAS) del INTA a nuestra ciudad tuvo como uno de sus ejes a la educación. No se trató del único aspecto comprendido en las actividades, que comprendieron el contacto con el intendente Carlos Sánchez, el diálogo con autoridades de la Sociedad Rural y de la Federación Agraria, así como una reunión con el Consejo Asesor de la Chacra Experimental Integrada Barrow. Pero la formación universitaria y su vínculo con la producción tuvo un espacio importante y así lo destacó Gustavo Oosterban, director del Centro Regional de Estudios Superiores de Tres Arroyos (CRESTA).

Estrategia

"Dentro de la comitiva, muchos tienen vinculaciones a través de su actividad profesional o docente con las universidades del medio. Algunos ya sabían de la existencia del CRESTA y otros tomaron conocimiento en esta oportunidad", puntualizó.

Los orígenes y la estrategia de desarrollo de la entidad fue el tema inicial en la presentación realizada por Oosterbaan, como anfitrión de la sede donde se dictan carreras universitarias.

Posteriormente, se analizó "qué aporte hace el CRESTA desde la mirada de la dinámica del INTA". En este sentido, hizo referencia a las tareas académicas de la Tecnicatura en Producción Apícola, a través de la Universidad Nacional del Centro; "dos técnicos apícolas egresados en este establecimiento se encuentran incorporados dentro de proyectos de grupos de Cambio Rural. Resultó interesante observar todas las implicancias que tuvo esta carrera que tiene que ver con un sector importante de la producción".

De igual manera, describió las iniciativas relacionadas con el dictado de Agronomía mediante la Unidad Integrada Balcarce, conformada por la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata y la estación experimental del INTA en la mencionada ciudad. Oosterbaan destacó esta alternativa y le otorgó relevancia además a la próxima firma de un convenio de colaboración "para plasmar lo que ya estamos haciendo. Los alumnos hacen las prácticas de las diferentes materias en la Chacra Experimental Integrada Barrow. Podemos replicar el modelo de Balcarce, tiene que ver con la responsabilidad en la formación de futuros profesionales, con la unidad integrada y trabajando en forma conjunta en el mismo espacio físico".

Las opciones se completan con la Tecnicatura en Agroalimentos, de la Universidad Nacional del Sur, en el marco de la incidencia creciente que tienen las carreras relacionadas con la producción agropecuaria y la necesidad de contar con recursos humanos que intervengan al agregar valor a las materias primas obtenidas en el campo.

Interés

Oosterbaan integra el Consejo Asesor del CRESTA y asistió al encuentro en la Chacra Barrow, que marcó el cierre del programado organizado para el martes último.

"Nos reunimos todos los meses. Aprovechamos la oportunidad de vincular la institución con los diferentes actores -subrayó-. Después de la visita al CRESTA hubo mucho interés, tengo diversas ideas y propuestas para desarrollar", expresó.

Los lineamientos de trabajo tienen en cuenta el plan estratégico del INTA. "Hay un plan nacional, un plan regional y un plan local con objetivos, metas y alcances", concluyó.

Material para ampliar la biblioteca

En el transcurso de la reunión y en respuesta a un pedido referido a las necesidades del CRESTA, Gustavo Oosterbaan expuso ante el grupo del INTA el valor que tendría contar con bibliografía para la carrera de Agronomía. "No solamente libros, también revistas, publicaciones científicas, para dotar a la biblioteca de una colección mucho más amplia, más consistente, que dé servicios no solamente a la comunidad de alumnos que está cursando sino también a los profesionales", afirmó.

Por tal motivo, entregó un listado de material "para la carrera de ingeniero agrónomo puntualmente. Si hay otro aporte que se pueda hacer para atender las otras carreras será muy positivo, pero fundamentalmente solicité para primero y segundo año de la carrera de ingeniero agrónomo, con los requerimientos que nos presenta cada una de las materias".

El director puso de manifiesto que "la biblioteca se va fortaleciendo. Ya tenemos una colección que supera los 500 ejemplares. Disponemos de datos estadísticos sobre la cantidad de alumnos que la están usando, son de utilidad para nuestra gestión".

Consideró finalmente que "es todo un proceso porque hay que acostumbrar al alumno a su utilización, a que pida un material y cuando no lo tenemos, obtenerlo en otras entidades con las cuales suscribimos un convenio o adquirir un ejemplar. Estamos tratando siempre de ir armando la colección, que es un punto crucial para el desarrollo de la universidad".

Comentá la nota