Valenzuela ocupará el principal cargo de Obama para la región

Será el sucesor de Shannon en la Subsecretaría de Estado para América latina
WASHINGTON.? Arturo Valenzuela recibió ayer el visto bueno del Senado de Estados Unidos para ser el sucesor de Thomas Shannon en la Subsecretaría de Estado para América latina, el principal cargo de la Casa Blanca para las relaciones con la región, después de que el senador republicano Jim DeMint levantó el veto que le impuso en protesta por la postura estadounidense en la crisis hondureña.

Valenzuela, de origen chileno, fue designado por el presidente Barack Obama para el cargo en mayo, pero su confirmación legislativa quedó congelada en julio por el veto de DeMint, que a última hora del jueves anunció que levantaba sus "objeciones" a la designación tras haber recibido garantías desde el Departamento de Estado de que Estados Unidos reconocerá el resultado de las elecciones de Honduras sea o no restituido el derrocado presidente Manuel Zelaya.

DeMint, uno de los principales defensores del régimen de facto de Honduras en Washington, bloquea también el nombramiento de Shannon como próximo embajador de Brasil, en protesta por la actitud condenatoria del golpe de Estado en el país centroamericano que adoptó la Casa Blanca en conformidad con el resto de la comunidad internacional.

A comienzos de julio, Valenzuela había calificado, en una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado ?que analizaba su candidatura y del que forma parte DeMint?, los sucesos del 28 de junio en Tegucigalpa como un golpe de Estado "clásico".

Valenzuela, que abogó siempre por la consolidación de la democracia en la región, es hijo de un obispo metodista y nació en 1944, Se mudó a Estados Unidos a los 16 años para estudiar. El nuevo funcionario posee un doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad de Columbia (Nueva York) y habla español, inglés y francés; se ha especializado en las relaciones entre Estados Unidos y América latina.

Profesor de política gubernamental y director del Centro para Estudios Latinoamericanos en la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown, Valenzuela no se ha dedicado solamente al mundo académico, ya que también ha ocupado puestos de alto nivel durante la presidencia de Bill Clinton.

En el primer período del mandatario demócrata fue subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, y en el segundo fue asistente especial para asuntos de seguridad nacional. En esa etapa tuvo también responsabilidades sobre asuntos globales de América latina.

Fue, además, asesor para las reformas políticas, electorales y constitucionales en Bolivia, Chile, Brasil, Ecuador y Colombia.

En tanto, el presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva, señaló que Obama ha demostrado hasta ahora poco interés en la región, y reiteró su preocupación por la presencia de militares norteamericanos en bases colombianas. "Las preocupaciones con Irak y Afganistán no están permitiendo que Obama dedique más atención a América latina", afirmó.

En ese sentido, agregó: "Creo que sería importante que Estados Unidos tuviera más interés en América latina, para que nosotros pudiéramos construir una dinámica de paz y desarrollo en el continente".

Lula manifestó también la preocupación de Brasil por el acuerdo firmado la semana pasada entre Washington y Bogotá, que permitirá la presencia de militares y asesores civiles estadounidenses en Colombia. En ese sentido, reiteró la necesidad de que las bases tengan como principio fundamental la actuación militar dentro de Colombia y no en otros países.

Agencias AP, AFP, EFE, ANSA y DPA

Las FARC llaman a los "militares de honor"

* BOGOTA (AP).? La guerrilla de las FARC convocó a los "militares de honor" del ejército colombiano a unírsele en el rechazo al acuerdo firmado entre Bogotá y Washington para el uso de bases militares en el país. En su llamado, las FARC instaron a los militares a que, "junto a nuestro pueblo", formen con la guerrilla un solo frente "para defender nuestra soberanía y dignidad latinoamericana, enlodada hasta el tuétano de infamia, sangre, corrupción y servilismo por el presidente Alvaro Uribe". El acuerdo entre EE.UU. y Colombia por las bases, suscripto el 30 de octubre, despertó un fuerte rechazo en varios países de la región.

Comentá la nota