El gol vale un Diez.

El gol vale un Diez.
Higuaín, que está ilusionado con un llamado de Diego, hizo el golazo de la victoria del Real.
En la semana que más se discutió sobre la "Robbendependencia" en el Real Madrid (tanto como la "Messidependencia" del Barsa), a tan pocos días de que Diego Maradona dio la lista de convocados para el amistoso contra Francia, que no lo incluye, Gonzalo Higuaín es el jugador del que más se habla en Madrid. El tipo que logró la victoria. El que le permitió a los Merengues no alejarse del Barsa, el líder. El que suma méritos para un llamadito del técnico de la Selección, aunque esté algo relegado en la lista del Diego. Y esto quedó evidenciado en la cena que el entrenador tuvo en España con los tipos que Maradona tiene como preferidos, a la que el Pipita no fue invitado. "Estoy muy feliz, con confianza. Siempre voy a trabajar para llegar a la Selección Argentina. Trabajaré al máximo por conseguirlo. Es un sueño personal que me llena de ilusión", alzó la voz el punta del Madrid (que no contó con Gago, suspendido).

Si bien Robben demostró que es él el hombre que marca la diferencia futbolística en el Real, hubo que recurrir a Higuaín para el rescate de un triunfo que Racing le hacía, con prolijidad, difícil de conseguir... Hasta que Raúl peinó una pelota que el argentino frenó en el vértice del área chica, metió un enganche para el medio que hizo pasar de largo a César Navas y definió con un derechazo cruzado que Toño no pudo retener. Golazo.

Zigic y Pereira no sintieron el palazo del punta y fueron por la igualdad, le dieron mucho trabajo a Heinze y compañía, quienes abusaron de las infracciones para frenar el ataque de la visita (el árbitro se olvidó de que tenía la tarjeta para ellos también). Racing cambió golpe por golpe, porque el Real, que en el primer tiempo terminó durmiendo el partido, se despertó con el 1-0 (aunque le duró poco esa lucidez). Raúl no pudo definir tras un pase atrás de Higuaín y el propio Pipita no consiguió volver a vencer a Toño (fue otro derechazo cruzado). Faubert, en su debut, no pudo ser el guía que era Robben y, sufriendo, el local consiguió la séptima victoria consecutiva y ahora espera el resultado del Barsa. Higuaín, mientras tanto, aguarda con el celu encendido...

Comentá la nota