Valdés, Weyler y Ojeda delinearon pasos a seguir en el plan de seguridad

En la noche del lunes el ministro de Gobierno y Justicia Gustavo Valdés, el subsecretario de Seguridad Guillermo Weyler y el jefe de la Policía de Corrientes Juan Ojeda volvieron a reunirse para ultimar los detalles de lo que será el trabajo a desarrollar en materia de seguridad durante la gestión.
Entre los aspectos destacados se encuentra acentuar la coordinación en las comisarías así como también la concientización de la comunidad a través de la comunicación, sobre todo respecto al consumo de alcohol. El incrementar el patrullaje en horario nocturno y el mayor despliegue de agentes en las calles, es otra de las aristas importantes.

"Hay que redistribuir a los policías, ahí está la clave", señaló Weyler. Con instrucciones precisas del gobernador de la provincia Ricardo Colombi, los funcionarios abordaron los controles que se implementarán en la provincia al igual que dotar a la fuerza policial de los elementos fundamentales para llevar adelante la labor de prevención.

En tanto, desde este martes comenzará el ajuste del operativo que se implementará en las fiestas de fin de año, donde está previsto realizar nuevamente un blindaje en ambos lados de la Costanera. Así se volverá a aplicar un gran operativo para las noches del 24 y 31 de diciembre, donde no se podrá transitar con vehículos ni consumir alcohol en esa zona de la ciudad.

"La preservación del orden en las fiestas de fin de año es la prioridad. Queremos que los correntinos puedan festejar en paz. Para ello se implementarán mecanismos de prevención y disuasión, redoblando la cantidad de efectivos en las calles, para evitar desmanes e inconvenientes", dijo el ministro.

En tanto, Weyler explicó que para llevar adelante el control en las fiestas estudiantiles, se hizo una selección del personal policial priorizando a los efectivos que habitualmente están afectados a la custodia de eventos de gran convocatoria de público.

"Uno de los grandes inconvenientes que se presenta es el exceso en la ingesta de alcohol que se produce en cada una de las fiestas. Pero ésto no sólo es una cuestión de recepciones, sino de los fines de semana. En días más, estaremos implementando mayores controles, en conjunto con los encargados de tránsito y seguridad", destacó el funcionario provincial.

Por su parte el jefe de policía Ojeda indicó que "comenzará un proceso para mejorar estructuralmente a la policía. Necesitamos optimizar el parque automotor de la fuerza que está maltratado por la falta de inversión y mantenimiento. Se deben arreglar los móviles a fin de incrementar los patrullajes en las calles, así como dotarla de los elementos necesarios para que los efectivos puedan mantener el orden en la provincia", añadió.

Comentá la nota