La vacunación es la principal herramienta para prevenir la gripe

La indicación "tradicional" incluye a los menores de dos años, los mayores de 65 años y a aquellos que conforman grupos de riesgo debido a la existencia de comorbilidades. Los especialistas sugieren extender la inmunización a los chicos en edad escolar, los hombres y mujeres que pasaron la quinta década, todos los que conviven con personas con enfermedades crónicas, el personal de los centros de salud y quienes deseen evitar las molestas y peligrosas características del virus de la influenza. Debido a que es inocua, la vacuna puede aplicarse también en embarazadas.
Por más que la agradable temperatura que reina en Buenos Aires y algunas ciudades del interior durante los últimos días haga parecer que el verano sigue entre nosotros, el otoño ya se está haciendo sentir en provincias como Santa Cruz que por estos días amaneció nevada. Sin embargo, este arribo "lento pero seguro" del invierno presenta un aspecto positivo: todavía hay tiempo para vacunarse contra el virus de la gripe o influenza, una enfermedad que se presenta en la estación fría y que en nuestro país provoca cada año aproximadamente 22 mil internaciones y 3.600 muertes como consecuencia, en muchos casos, de complicaciones derivadas de la combinación de esta afección y otras preexistentes. Justamente, esta característica denominada "comorbilidad" fue considerada tradicionalmente como uno de los parámetros para establecer lo que se conoce como "grupos de riesgo", tipificación que engloba a todas las personas que, por diferentes razones, deberían recibir la vacuna. Aunque útiles desde lo teórico, en algunas ocasiones, estas recomendaciones no son tenidas en cuenta, por omisión de los médicos que deben indicar la vacuna, aunque también por desconocimiento por parte de la población. Por esta razón, en los últimos años se ha optado por extender la vacunación sugiriendo inmunizar a toda persona que lo desee, sin dejar de atender, por supuesto, a los grupos que sí o sí deben recibir esta herramienta preventiva. "Informar a la comunidad es una de las mejores alternativas que tenemos para mejorar la cobertura de las vacunas y prevenir una enfermedad respiratoria de importancia que sufre entre el 5 y 20 por ciento de la población mundial. Para eso, el primer paso es decir que la vacuna puede aplicarse durante todo el invierno, porque a los diez días de aplicada ya brinda inmunidad. En segundo término, hay que destacar que dado que las cepas son cambiantes, hay que vacunarse todo los años y finalmente que la inmunización no tiene que ser algo exclusivo de las personas que integran los grupos de riesgo, sino que puede y debe ser una cuestión de todos, ya que la herramienta no sólo es efectiva sino que además es segura.

Comentá la nota