"Las vacaciones fueron bastante pobres".

De esta manera, la secretaria General de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos seccional Mar del Plata, Mercedes Morro, resumió el resultado del receso invernal, que se vio empañado por la pandemia de la Gripe A.

Según Morro, el pasado fin de semana "se sintió un movimiento tibio, pero nada más". En las dos semanas de inactividad por la Influenza H1N1, la actividad había mermado su labor en un 50%. Respecto a esos días, en estas dos últimas semanas creció entre un 10 y 15%. Pero de todos modos no es significativo para los establecimientos gastronómicos.

"Fueron de las peores vacaciones de los últimos años" se animó a sentenciar y agregó: "Veníamos capeando muy bien la crisis económica pero lo sucedido con la Gripe A fue caótico, la gente estuvo con mucho miedo, sin salir, se tomaron todas las precauciones pero no hubo mucho trabajo".

Respecto a las consecuencias de esta baja laboral, comentó: "Por ahora venimos bastante bien. Se han adelantado vacaciones, se ha bajado poco el trabajo permanente. Los que se ven perjudicados totalmente son los trabajadores temporarios o de fin de semana, quienes en algunos casos pudieron hacer algunas "horas extras solidarias" pero nada más. Es un tema difícil de resolver. De todos modos estamos buscando formas para que puedan trabajar", indicó.

Comentá la nota