En vacaciones, el Centro 802 es una buena alternativa

Trabajando con un solo turno, durante el receso invernal, la institución sigue congregando una considerable cantidad de chicos y chicas que concurren, en éste período, para divertirse.
Fabiana Miranda es la Secretaria del Centro Complementario 802 de Bolívar, institución que se encuentra a la vanguardia de la barriada de Villa Diamante.

El 802 se encuentra en constante crecimiento de su matrícula, ya que la cantidad de concurrentes es cada vez mayor. “Afortunadamente la matrícula sigue creciendo,son 196 chicos, hay dos salas de jardín a la mañana y dos grupos más, más otros tres a la tarde”, expresa la docente. Los chicos provienen de distintos lugares de la ciudad. Aunque con eje en el propio barrio, otros llegan desde distintas instituciones, como las escuelas 6 y 51, o de los barrios aledaños.

Al momento de la entrevista, un grupo de estudiantes universitarios que integran el Centro de estudiantes de Bolívar, se encontraban realizando distintas actividades con los chicos del centro.

Como en el resto de muchas de las organizaciones estatales, el personal no docente, había adherido al paro que los trabajadores efectúan en reclamo por el desdoblamiento del aguinaldo.

Miranda explica que durante “el receso invernal se trabajan sobre proyectos especiales, todos basados sobre lo lúdico, taller de artesanías, manualidades… en éste caso vinieron los chicos del Centro de Estudiantes de La Plata, lo hicieron bien tempranito para estar con chicos de jardín, de tres a cinco años; el resto de seis a 14 años”. Durante la jornada que se extendió hasta poco antes del almuerzo, los jóvenes universitarios realizaron diversos juegos y formas de interacción los chicos presentes.

La Secretaria explica que “durante el receso invernal la matrícula se reduce bastante, sea porque los chicos se van al campo o porque directamente se quedan en la casa. Ahora, por las vacaciones, directamente hacemos un solo turno, de 8 a 12:30”. Destaca la importancia de la situación que se genera, la define como muy positiva “porque comparten los chicos grandes y los más chicos, porque acá se encuentran hermanos, primos, está bueno que una vez al año se puedan integrar todos”.

Como se acostumbra en todos los años, los equipos de trabajadores del Centro –y de instituciones similares- dividen sus recursos humanos en dos grupos, uno por cada semana de vacaciones.

Respecto al crecimiento de la matrícula y la cantidad de infantes que concurren a la institución, la docente analiza que con su actividad “estamos dando respuesta a la comunidad, hay familias donde han venido los papás, ahora vienen los hijos. La gestión de la directora Viviana Mesón ha sido muy buena. Estamos muy contentas, porque el hecho que vengan tantos chicos te reconforta como profesional”.

Miranda no se queja. Por el contrario, manifiesta su beneplácito con la situación del Centro, con sus instalaciones edilicias y su accionar. Declara que el edificio “está muy bien mantenido y conservado, nos dan los espacios” como para poder desarrollar todas las actividades con normalidad. Agrega que “en cuanto a alimentos, eso corresponde al Consejo Escolar, que nos da los cupos necesarios para cubrir todo; cualquier cosa que pasa, nos buscan la solución”, expone la docente.

Ya en términos proyectivos, manifiesta que “ahora estamos muy contentos porque se inauguró el gas en el barrio, porque eso representa un alivio, porque a veces hay que esperar que venga el camión” de reaprovisionamiento. “Eso lo estamos tramitando a través del Consejo Escolar, ya nos prometieron que a fin de año empezarían las obras”, sintetiza.

Por último agradeció a la comunidad de vecinos y de la ciudad, manifestando su orgullo por pertenecer a la institución, a la vez que expresó sus deseos de seguir consolidando y ampliando la institución.

Coment� la nota