Vacacionar en Río de Janeiro costará un 80 por ciento más que en la Costa Atlántica

La actual apreciación del Real aumentó todos los precios de las playas brasileñas, desde la nafta hasta la comida y el entretenimiento. Aunque algunos gustos son permitidos sin castigar al bolsillo: una caipirinha en Copacabana cuesta lo mismo que un Fernet en Mar del Plata.
Los valores en una de las playas más famosas del mundo se ubican hasta un 80 por ciento por encima de los precios que se registran en Mar del Plata, el referente local del turismo de verano. Es el caso del precio de la nafta, que en moneda albiceleste llega a $6,14 el litro.

Para el argentino que, de todas formas, no resista a la tentación de veranear en Río, el baño de realidad llegará apenas desembarque en esa ciudad de Brasil. Sucede que a cambio de $100 argentinos, la casa de cambio le reembolsará sólo 30 reales. De ahí en más, la historia se repetirá cada vez que saque la billetera para pagar algo, según una nota publicada por el diario El Cronista Comercial.

Los valores pueden cambiar de aquí al verano. Hospedarse en la habitación del hotel Sheraton de Barra cuesta $893,41, un 20 por ciento por encima del valor que cobra la misma cadena en "la feliz".

Aunque hay opciones más convenientes. Por ejemplo, alquilar un departamento en los llamados condominios, no dan a la playa, pero están a una distancia que se cubre caminando, ronda los $6.000, incluso por debajo de los $7.000 que ya empezaron a pedir las inmobiliarias de Pinamar por una quincena. Además, llenar el changuito en un supermercado carioca requiere más esfuerzo ya que un pollo de dos kilos cuesta unos $18,54, un 55 por ciento más que los cerca de $12 que cobra en promedio un supermercado argentino.

Si la opción elegida son las pastas, es bueno saber que un paquete de fideos de medio kilo, que en en las góndolas argentinas ronda los $3,85, cuesta un 45 por ciento más en Río. Y si la alternativa es comer afuera sin gastar demasiado, entre las más convenientes figura un Combo de Big Mac en MacDonald’s, a $30,15. Aún así, se ubica un 75 por ciento por encima de los $ 17,25 de la Argentina.

Pero como dice el refrán, el que busca encuentra. Quien hurgue en el menú de Garota de Copacabana, frente a la playa, podrá encontrar un plato de spaghetis a la bolognesa a $38,01, mientras que una opción light, como arroz con verduras, cotiza a $20.

Lejos de los churros que circulan en las playas de la Costa Atlántica argentina por las tardes, los clásicos cariocas de playa, al menos, están más que accesibles. Tomar el agua de un coco frío frente al mar turquesa cuesta sólo $6. Y degustar el sabor ácido y dulce de una caipirinha $19, casi lo mismo que un Fernet en la Argentina.

Comentá la nota