Vaca Narvaja: "No queremos sacar la ley de radiodifusión por un voto"

La diputada kirchnerista defendió las aristas más polémicas del proyecto oficial y el momento del debate; además, en una entrevista con lanacion.com, pidió no adelantar la pelea por 2011; dejará su banca en diciembre y será la nueva embajadora en México.
Cuando el 10 de diciembre Patricia Vaca Narvaja deje la vicepresidencia primera de la Cámara de Diputados, el kirchnerismo perderá a una de sus espadas más fieles y decididas.

Desde que llegó a su banca, la cordobesa, que ya tiene nuevo destino como embajadora en México, se convirtió en una de las defensoras más férreas del proyecto kirchnerista y de sus iniciativas más polémicas como las estatizaciones de las AFJP y de Aerolíneas, la resolución 125 y la reforma del Consejo de la Magistratura.

Vaca Narvaja recibió a lanacion.com en su despacho del tercer piso del Palacio Legislativo, uno de los más grandes, y el que ocupará Néstor Kirchner si finalmente asume como diputado en diciembre (ver aparte). Distendida y sonriente justificó las aristas más polémicas del proyecto de ley de radiodifusión y, pese a la confirmada reticencia oficial a aceptar cambios en la iniciativa original, aseguró que el kirchnerismo no quiere que la ley se apruebe "por un voto de diferencia", sino "con el mayor consenso posible". La diputada integra la Comisión de Comunicación de la Cámara baja, una de las tres que analizará el proyecto de la Casa Rosada a lo largo de esta semana.

Además, admitió que en los años de hegemonía parlamentaria, el bloque oficialista se "relajó" y que, a partir de diciembre, "deberá negociar más".

- La autoridad de aplicación de la nueva ley de medios, ¿no debería ser autárquica en lugar de depender del Ejecutivo?

- Todo lo que contribuya a garantizar el ejercicio de derechos plenos, en este caso los derechos a la información y a la expresión, todo lo que tenga que ver con terminar con monopolios y oligopolios, es central. Y para garantizar esto el Estado tiene que tener un rol preponderante. Cuando se plantean críticas como esa es porque se confunde al Estado con el gobierno de turno. Se extrapola esa situación como si este gobierno fuera a permanecer sine die y eso no es así. Hay que mirarlo desde la perspectiva del Estado como regulador y articulador de los distintos intereses. En todo el mundo el área de medios depende de alguna instancia del Poder Ejecutivo. Hay que garantizar el rol del Estado en esto de intervenir. Aún así, si es necesaria alguna mejora para darle mayor credibilidad [a la nueva ley], estamos dispuestos a buscar consensos para mejorar el proyecto.

- En la Argentina no funciona bien la separación entre Estado y gobierno

- Pero en algún momento tenemos que empezar a madurar. Si seguimos planteando las cosas según estas definiciones, vamos a seguir dando vueltas en el mismo círculo. Y eso es lo que tenemos que cambiar. Tenemos que lograr pensar más allá de lo coyuntural y empezar a pensar más en el mediano y largo plazo.

- ¿Cómo explica la reducción del plazo para la revisión de licencias a dos años?

- Ese límite tiene más que ver con el tema tecnológico y con la situación de mercado, que es muy dinámica. Uno de los objetivos es que haya pluralidad y diversidad y competencia y no me parece mal que haya un período en el que uno pueda evaluar.

- El que sea sólo cada dos años, ¿no podría funcionar como una forma de presión?

- Tendría que profundizar más en por qué se decidió ese plazo y no otro. No tengo opinión formada sobre ese punto.

- ¿Cómo se puede dar un debate profundo si se pretende acotar la discusión en comisión a tres días?

- La idea es que todo el que tenga intención de opinar lo haga. Se harán audiencias los días que sea necesario en función de los anotados. Lo importante es recordar que esto se está discutiendo desde hace cinco años con foros en todas las provincias y eso no fue reflejado por los medios. No es que recién ahora nos estamos encontrando con el tema.

- Me refería específicamente al tiempo que se le dedicará en el Congreso, y en particular Diputados

- Hubo foros en todas las provincias y es responsabilidad de cada legislador interiorizarse y ponerse al tanto. También es cierto que hay diputados a los que les interesa más y otros a los que les interesa menos el tema.

- Pero la ley es importante más allá del interés individual de los diputados

- Claro que sí. Pero lo cierto es que a algunos les gusta más profundizar y otros lo ven más por arriba. Lo importante es que garanticemos la mayor cantidad de opiniones posible.

- ¿Una semana le parece tiempo suficiente?

- No sé si va a ser una semana. No se estableció una semana. Calculamos tres días, pero si hacen falta más, serán más.

- ¿Qué opina del planteo de la oposición respecto de que la ley debería tratarse después del 10 de diciembre?

- Ese argumento va en contra de la calidad institucional y de la democracia. Es descalificar el nivel de representación de diputados que venimos desde 2005 y 2007. Con el mismo criterio se podría decir que todos los gobernadores e intendentes que perdieron en las elecciones tienen que paralizar todas sus instancias legislativas y esperar hasta el 10 de diciembre. Es absurdo. Además, este tema fue planteado por Cristina [Kirchner] en la Asamblea Legislativa como una de las cuestiones que se iban a tratar este año y se ha venido trabajando en ese sentido. Insisto: no es una cosa que haya aparecido de repente. Además, aún si debatimos y aprobamos esto y la oposición no está de acuerdo lo pueden cambiar.

- Frente a un tema de tanta envergadura sería importante lograr una ley que no tenga que ser cambiada cada seis meses

- Tenemos que acostumbrarnos a que en democracia las cosas se pueden modificar a través del debate parlamentario. Nosotros no queremos sacar una ley que ganemos por un voto. De ninguna manera. Apostamos a construir un consenso lo más amplio posible que exceda a nuestro bloque.

- ¿Por qué no se eligió un momento más alejado del recambio legislativo?

- Hace 25 años que nunca un momento ha sido propicio. Entendemos que este momento es propicio y queremos dar la discusión.

- ¿Qué lo hace propicio?

- Que se ha venido trabajando desde hace mucho tiempo. La coalición por los 21 puntos funciona desde hace cinco años, hace más de un año y medio que están funcionando los foros en todo el país y además, estaba en nuestra agenda legislativa para este año.

- ¿Cómo explica la derrota en las elecciones?

- Creo que en los sectores de menos ingresos no supimos resolver más profundamente su situación en términos de su poder adquisitivo. Si bien se avanzó mucho, queda mucho por hacer en materia de distribución del ingreso y acceso al trabajo.

- ¿Y la pérdida de respaldo de la clase media?

- Creo que no encontramos la manera de relacionar más directamente las mejoras objetivas que hubo en el conjunto de la sociedad con las que hubo para ese sector. También el conflicto del campo fue fundamental.

- ¿Pudo haber habido enojo con las formas?

- Creo que sí.

- ¿Qué formas del Gobierno enojan?

- Creo que a los sectores medios les gustarían mecanismos de construcción más relacionados con las mesas, los encuentros con relaciones un poco más participativas de los distintos actores, por más que después lo que se consiga sea lo mismo. El no haber podido encontrar un mecanismo de resolución más rápida para el conflicto con el campo es un ejemplo.

- ¿Y por qué no se resolvió aún?

- Creo que en parte de la dirigencia [rural] no hubo voluntad de profundizar los acuerdos y que hubo una decisión de un sector del campo de posicionarse políticamente.

- ¿El Gobierno no cometió errores?

- Sí. Cometimos el error de no haber sabido resolver el conflicto en menos tiempo. De todas maneras, reivindico la [resolución] 125 como una metodología virtuosa. Pero debimos haber evitado que se llegara a un punto de tanta confrontación de ambas partes.

- ¿Qué cambiará en el Congreso a partir del 10 de diciembre?

- Espero que no esté tan teñido de lo que veo hoy muy presente: un adelantamiento enorme de la discusión por las elecciones de 2011. Mi temor es que el posicionamiento político con ese horizonte termine apareciendo en el debate de cualquier tema.

- ¿Está preparado el kirchnerismo para negociar más de lo que hizo hasta ahora?

- Absolutamente. Siempre cuando se tiene mayoría cómoda uno se relaja más en la búsqueda de cambios. Pero nunca tuvimos mayoría absoluta. Vamos a seguir siendo la primera minoría, aunque menos fuerte, con lo cual, cada uno ya no va a estar tan relajado y va a tener que ocuparse de convencer al resto.

Comentá la nota