La vaca desatada.

RIVER: Tras el 1-5, Gorosito reinstaló el tema del peso de Fabbiani con una comparación inédita. El Ogro, que no viajará a Perú y será titular con Arsenal, no cerró la boca.
Después de comerse cinco goles, River anda hinchado. Necesita, imperiosamente, cerrar la boca, para que no pasen más pelotas, y para evitar repetir sucesos del semestre anterior. Y apenas unas horas después de una goleada dolorosa frente a San Lorenzo, el que mostró su malhumor fue Néstor Gorosito. Desde que asumió en river, el técnico hizo declaraciones contundentes, claras, que no permiten dobles lecturas. Y en esa línea, siempre más saludable que el silencio o la declaración insulsa y poco comprometida, Pipo entregó ayer otra muestra de sincericidio.

"Fabbiani tiene mucho sobrepeso y tiene que bajarlo". ¿Si le llevará tiempo? Se puede poner bien para poder jugar más minutos, puede ser muy importante para nosotros, para cualquier equipo. No pretendo que esté en 92 ó 93 kilos, pero sí en 97, y ahora está en ciento y pico... Porque no sólo lo queremos para que juegue media hora, sino 90 minutos. En ese peso, si uno se cuida un poquito, tres kilos los bajás fácil. En dos días que coma poco, los baja. Yo le digo al Tanque que aunque coma ensalada, si se come tres tarros de ensalada, es lo mismo que si comiera otra cosa. Porque la vaca come pasto y es vaca, está todo el día comiendo y es una vaca. Hay que tener mucha responsabilidad, él tiene que asumirla para bajar ese peso". todo el día comiendo y es una vaca. Hay que tener mucha responsabilidad, él tiene que asumirla para bajar ese peso".

La comparación que utilizó Pipo, en diálogo con Vamos con Niembro (en Fox Sports radio del Plata), fue sorpresiva. ¿Una animalada de ejemplo? Como sea, el peso específico del contenido de sus palabras consiguió que el día después la derrota en el clásico quedara en un segundo plano. Porque roza lo obvio que el 1-5 no fue consecuencia de si la balanza del ogro marca dos o tres dígitos. ¿Fue, el discurso de Gorosito, algo planeado? No pareció: más bien se trató de la exteriorización de una fuerte molestia.

Luego de que agustín Buscaglia y Sebastián Somoza, los dos preparadores físicos, charlaran con Fabbiani, el técnico y el delantero estuvieron dialogando durante 15 minutos ayer por la tarde. "Hablé con Pipo y, si bien no voy a viajar a Perú, ya me dijo que voy a ser titular contra arsenal", reveló el ogro. La preocupación que invade al cuerpo técnico casi que roza el enojo. Por eso, tal vez, Gorosito buscó un sacudón mediático. La idea, a esta altura, era que Fabbiani pesara los mismos 98 kilos con los que inclinaba la cancha en el semestre pasado, con la camiseta de Newell's. En esta lucha tuvo altibajos. Bajó 2,700 kg. de grasa y ganó 800 gramos de masa muscular, lo cual fue una buena señal. Pero enseguida volvió a subir de peso.

Y los 102 kilos que acumula hoy están muy por encima de lo esperado y lo tolerado. Desde que el delantero se sumó a river, acató un plan de entrenamientos en doble turno y una dieta elaborada por Francis Hollway, nutricionista del plantel: carnes magras, ensalada, cereales, yoghurt... Nada del otro mundo. Lo que desconcierta a Gorosito y sus colaboradores es que nada parece hacer efecto en el punta. La semana pasada, el propio técnico se había jugado una carta fuerte (que incluso molestó a algunos dirigentes) al declarar que "si Fabbiani no va a Esperanto ahora, ¿entonces cuándo?". Claro, también le pidió profesionalismo...

"¿Si me molestó lo que dijo Gorosito sobre mi peso? No, yo tengo mucha confianza con Pipo. Y mi única preocupación es llegar bien al partido contra arsenal. Quiero romperla para no salir más. Quedamos en que esta semana voy a trabajar fuerte, en arranque, en explosión. Estoy tres kilos arriba y los voy a bajar así les cierro el culo a todos, estoy podrido de que hablen de mi peso, de que estoy gordo. Lo digo porque hay muchos periodistas que no son de fútbol y hablan boludeces", declaró en el predio de Ezeiza. Fabbiani, otra vez, no cerró la boca: "Es mi físico, no puedo cambiarlo mucho. Voy a jugar el domingo para no salir más y que se termine todo esto".

Cuidado: se quiere comer la cancha...

Comentá la nota