¡Uuuyyy! ¿Y ahora qué hacemos?.

RIVER: El pase de Fabbiani se pinchó pero tratan de reflotarlo, Ortega perdió la paciencia y los dirigentes quieren a Gallardo aunque a Pipo no le guste. Aruba sigue nublada...
Era un final feliz. Era el abrazo frente al mar, el trote por la arena blanca y las nativas bailando entre hojas de palmera. Era el sueño hecho realidad. Era para el "ahhhhhhhh" de la gente, pero en cuestión de minutos terminó en un "uuuyyy" que dejó a River sin Fabbiani, con un Gallardo que sigue tan convencido de retirarse en el club como de que Gorosito no lo quiere y con un Ortega que pese a lo que los dirigentes digan entre líneas, continúa sin recibir señales. Era el River de película. Es el River de siempre.

¿Ahora qué hacemos?

Arreglado de palabra, confirmado en la noche del lunes por el entorno del jugador, varios directivos de River y hasta la gente de Newell's, el pase de Fabbiani estaba listo. Sin embargo, ayer todo quedó en nada. "La traba es económica. Las pretensiones de Newell's eran desmedidas y no se llegó a un acuerdo", dijo Domingo Díaz, vice de River, tras salir de la reunión. "Ellos ofrecían un dinero, para nosotros era insuficiente y listo, la posibilidad de que Fabbiani vaya a River por ahora se cayó definitivamente", le explicó Eduardo Bermúdez, vice de Newell's y el otro protagonista de la charla, a Olé. ¿Cuál es la realidad? En River ya sabían que los rosarinos querían 250.000 dólares como resarcimiento, la devolución de Salcedo y que Aguilar y compañía continuaran haciéndose cargo del contrato del paraguayo durante los próximos seis meses. Y no había inconvenientes. De hecho, hasta Luciano Duthu y Pedro Aldave (los agentes del Ogro y de Sasá) concurrieron a la reunión esperando cerrar los contratos de sus representados. Sin embargo, antes de empezar con el tire y afloje, surgió un problema decisivo: como River sólo había utilizado al guaraní durante seis de los 18 meses que se habían arreglado originariamente, Díaz pidió que del millón de dólares que se habían pagado en cheques sólo se ejecutara la tercera parte. Es decir: que Newell's no pasara por la ventanilla del banco a cobrar los 666.666 dólares que corresponderían a los próximos 12 meses de préstamo. Algo que Bermúdez consideró imposible. "No hay manera porque como el anterior presidente de Newell's se fugó, nosotros no tenemos esos cheques. Es así de fácil". Y así de fácil, se pinchó todo. ¿Qué pasará con el Mellizo de River? Con Vélez y un club extranjero al acecho, los dirigentes no se entregan: anoche, Rodolfo Cuiña se reunió con Duthu y elaboraron una nueva estrategia que ya le elevaron a Gustavo Dezzotti, el mánager de Newell's, quien quedó en contestar hoy.

Mientras, claro, también confían en acelerar la llegada de otros refuerzos. ¿Quiénes? Aunque Gorosito sigue desconfiando de su propensión a lesionarse y hasta avisó que si le dan a elegir prefiere a Ortega, el hombre es Gallardo. Y para silenciar a Pipo no llegaría solo: contratarían a Juan Mercier, el volante por el que el DT viene suplicando. Además, también le traerían a un lateral izquierdo. Y con Escudero sometiéndose a la revisión médica del Corinthians, el que paga dos pesos es Ré, quien llegaría de la mano de Fernando Hidalgo. ¿Algo más? Y, el sueño de Ortega sigue en pie. Pero ojo, sólo desde las ganas, ya que al cierre de esta edición, Olé se comunicó con Daniel Vila, presidente de Independiente Rivadavia, y aún nadie de River había hablado con él... Como para comprobar que aunque hay esfuerzos, Aruba sigue nublada...

Comentá la nota