Utilizan reservas para pagar los Boden 2012

• Son u$s 2.000 millones que se desembolsan en estos días
El Gobierno echará mano a u$s 2.000 millones de las reservas del Banco Central en los próximos días para hacer frente al vencimiento de capital e interés del BODEN 2012. El pago debe efectuarse el 3 de agosto, o sea el lunes próximo y para ese momento todos los inversores deben contar con los dólares depositados en sus cuentas.

Se trata del mayor pago de deuda del año y la forma en que el Gobierno ejecutará la operación será similar a lo que se hizo en 2003 cuando se canceló un vencimiento con el FMI: el Tesoro comprará los dólares al Central utilizando pesos, pero sin pasar por el mercado cambiario.

En los últimos años, en cambio, la Tesorería iba comprando en forma paulatina las divisas directamente en el mercado. El objetivo siempre era no alterar la cotización del dólar ante semejante demanda. Ahora, como las compras de divisas del sector privado se mantienen muy elevadas, agregarle casi de un día para el otro u$s 2.000 millones provocaría un fuerte impacto en el tipo de cambio nominal. Por eso, la compra se efectúa directamente en el Central.

El vencimiento de capital e intereses del BODEN 2012 insumirá poco más de u$s 2.300 millones, pero una porción menor de esta cifra ya fue adquirida por la Tesorería en los últimos treinta días.

El título surgió en 2012 como compensación para los ahorristas que quedaron atrapados en el «corralón» y decidieron canjear el plazo fijo en dólares por un bono de diez años de duración. Ahora, la mayor parte de este papel está en manos de inversores institucionales, tanto en la Argentina como en el exterior. En poder de los minoristas quedaría menos del 10%.

Las reservas se encuentran actualmente en u$s 46.100 millones y caerían a poco más de u$s 44.000 millones entre fines de esta semana y principios de la que viene. Pero para la entidad que preside Martín Redrado hay una buena noticia, ya que serán recuperadas rápidamente. Esto se debe a que el directorio del FMI aprobará el 7 de agosto (fines de la semana próxima) la distribución entre todos sus miembros de los Derechos Especiales de Giro (DEG) como un mecanismo de capitalización. A la Argentina le corresponde el equivalente a casi u$s 2.500 millones y se estima que el desembolso llegará el 28 de agosto, por lo que la caída de las reservas tendría una cortísima duración.

«Contamos no sólo con el desembolso del FMI, sino con el swap de monedas que firmamos con China y por el cual tenemos acceso a u$s 10.000 millones en yuanes. Y en los próximos días firmaremos uno similar con Brasil por otros u$s 1.800 millones», explicó un director del Central restándole dramatismo a la utilización de reservas para el pago de deuda.

El del 3 de agosto es el principal vencimiento de deuda del año y refleja los problemas del Gobierno para hacer frente a estos compromisos. Lo ideal sería, por supuesto, colocar deuda en dólares en forma voluntaria para repagar los BODEN, pero el mercado está cerrado. Por eso, se termina recurriendo al auxilio del Central, aunque también la ANSES y el Banco Nación se transformaron en financistas de las necesidades oficiales en forma creciente.

En junio, el Ministerio de Economía había ofrecido el pago adelantado del cupón de BODEN 2012, permitiéndole a los inversores que cobren por anticipado, aunque con un descuento sobre el monto nominal. La participación, sin embargo, fue mínima.

En los últimos meses fue notable el rol de organismos públicos a la hora de salir a socorrer financieramente al Gobierno. El Central incrementó los adelantos transitorios a la Tesorería en unos $ 8.000 millones y acaba de transferir utilidades a Hacienda por otros $ 3.000 millones (resultó clave para cerrar con superávit las cuentas públicas de junio). El Nación también derivó unos $ 3.000 millones para financiar al Tesoro utilizando depósitos del sector público.

Resta saber si el titular del Central, Martín Redrado, y el ministro de Economía, Amado Boudou, se pondrán de acuerdo sobre el destino que debe tener el próximo desembolso del Fondo: mientras que en el Central consideran que se deben recuperar las reservas que serán desembolsadas en los próximos días para cubrir un vencimiento, desde el Palacio de Hacienda aún no fijaron posición. Pero no se descarta que quieran utilizar parte de estos fondos para mantener constante el gasto público y no forzar un ajuste.

Comentá la nota