Usuarios rechazan un nuevo aumento

Dicen que $ 1,40 ya era un precio demasiado elevado y además se quejan por el incumplimiento de frecuencias y por la falta de higiene de algunas unidades.

Con ingresos que hace bastante tiempo no se modifican, la mayoría de los usuarios del transporte público de pasajeros de Mar del Plata no sólo no está de acuerdo con un nuevo aumento en el precio del boleto sino que no oculta su preocupación por las consecuencias que el mismo habrá de provocar en sus magros presupuestos.

Manuel Ojeda, un usuario que toma el colectivo dos veces por día, expresó que "siempre vemos la misma película; se discute un poco y al final se autoriza el incremento; los empresarios dicen que no les dan los costos y piden que se los comprenda; me pregunto si alguna vez se ponen en el lugar de los usuarios, la mayoría de los cuales somos empleados a los que el sueldo cada vez nos alcanza menos".

Teresa Tavieres dijo que "me opongo porque como viajo seguido, tener que hacerle frente a un nuevo aumento me va a afectar bastante; para los que vivimos de un sueldo el costo actual ya es alto; no estoy conforme con el servicio que nos brindan; hay veces que los micros tardan mucho en pasar; por otra parte, la mayoría de los choferes conducen sin tomar en cuenta la seguridad de los pasajeros; la limpieza de los colectivos es otro aspecto que deja mucho que desear", señaló.

Nelly Andrade afirmó que "teniendo en cuenta lo que gana la gente, aumentar de nuevo el valor del boleto me parece una estafa; $ 1,40 ya es un precio alto sobre todo para los que deben tomar el colectivo varias veces por día; los micros están sucios y las frecuencias no se cumplen".

Juan Carlos Concetti sostuvo que "teniendo en cuenta que los sueldos están congelados no me parece que sea un momento apropiado para que el intendente autorice un nuevo incremento; para los que tienen que tomar el colectivo cuatro veces por día llevar el boleto a $ 1,70 representaría tener que destinar al transporte el 20% del sueldo; me parece una barbaridad; por otro lado, la higiene de la mayoría de los micros no es buena y las empresas no cumplen con las frecuencias establecidas".

Dosolina, luego de quejarse del incumplimiento de frecuencias por parte de la línea en la que viaja (543) dijo: "Me parece un disparate que el Municipio autorice un nuevo incremento en el precio del boleto; para quienes como en mi caso vivimos de una pensión, el actual valor ya es demasiado alto".

Rubén Sánchez dijo por su parte que "los empresarios pidieron llevar el boleto a $ 1,70 sabiendo que el intendente les va a ofrecer algo menos; a mí el sueldo no me lo aumentaron de modo que no puedo estar de acuerdo con ellos; pienso que el costo de vida ya es demasiado elevado como para consentir que nos sigan aplicando nuevos incrementos en servicios que son básicos".

En la zona también se aplicaron subas

En el mes y medio transcurrido del nuevo año, en Necochea, Tandil y Olavarría, también en Rosario y en Córdoba capital, entre otras ciudades, además de la Capital Federal y el primer cordón del Gran Buenos Aires, el boleto de transporte urbano de pasajeros aumentó en porcentajes que se sitúan -en más o en menos- en torno al 20%.

Por caso, en Necochea el boleto plano subió casi 25% en pleno mes de enero, tras una negociación que encabezó el intendente Daniel Molina y que del otro lado de la mesa tuvo a directivos de las empresas Micro Omnibus Nueva Pompeya y Transportes Necochea SA. Los empresarios hicieron pesar un argumento de peso: el visto bueno del Ministerio de Infraestructura de la Provincia a un incremento en las tarifas del transporte público, según por esos días se publicó en el Boletín Oficial. En Necochea el boleto plano costaba $1,75 y pasó a $2,25, mientras que el boleto escolar subió de $ 0,30 a $ 0,50.

Para la misma fecha, tercera semana de enero, en Tandil sucedió lo mismo. Allí el aumento, que llevó el boleto plano a $ 2,10, fue aprobado por el Concejo Deliberante.

En Olavarría, por estas horas se confirmó que habrá aumento en el precio del boleto único "pero va a ser menos que el 30 por ciento que pidieron las empresas", según afirmó la concejal oficialista María Irene Blanco, graficando una situación bastante similar a la de General Pueyrredon en cuanto al ritmo de la negociación. También allí se mantendrá sin cambios el boleto escolar y en cambio se creará uno "universitario" cuyo valor estará cerca de 1 peso.

En Bahía Blanca en cambio, desde principios de año Plaza SACI, Mayo SATA y Rastreador Fournier, las tres empresas de micros que operan el servicio pidieron al Ejecutivo y el HCD un boleto de $ 2,11 (cuesta $ 1,35 para el usuario y las empresas reciben 5 centavos más de parte del municipio en concepto de subsidio).

Fuera del territorio bonaerense, en Rosario "la tarifa 'real' debería ser de $ 1,94", se afirmó en un estudio de costos del boleto de colectivos que realizó el Ente de Transporte de Rosario (ETR). En la actualidad la tarifa para viajar en colectivo en esa ciudad es de $ 1,60. "Los números no hacen más que poner blanco sobre negro la delicada situación del transporte local (mayoritariamente en manos de la intendencia) que, para no sufrir contratiempos, deberá recibir al menos una inyección de casi 7 millones de pesos", continúa el informe del ente municipal, tras lamentar que "los subsidios nacionales no aparecen". En el mismo texto se asegura que en los últimos 12 meses, los costos operativos del transporte público de Rosario "registraron una suba de 51 centavos por viaje".

Otra ciudad emblemática es Córdoba. Allí, la Fetap (cámara que agrupa a los transportistas) exige desde enero un cospel de $ 2, con aval explícito de los choferes de la UTA. Sostienen los empresarios de transporte cordobeses que en octubre de 2008 "el costo real del servicio era de $ 2,43". De cara a este reclamo, el municipio analizaba el mes pasado autorizar una suba más acotada: $ 1,60 con tarjeta y $ 1,75 con cospel.

Comentá la nota