Luz: 100 usuarios piden excepción a la suba.

Consumen más de 1.000 kwh por bimestre, pero el gasto no está asociado al mayor confort, sino a satisfacer necesidades básicas. Quiénes se pueden beneficiar y dónde hacer el trámite.
Unos cien usuarios domiciliarios del servicio eléctrico, iniciaron el trámite para que los exceptúen de pagar el incremento de la tarifa, que rige a partir de octubre del año pasado por disposición de la Secretaría de Energía de la Nación.Estas personas están dentro de la banda de usuarios a los que alcanzaría la suba, ya que consumen más de 1.000 kwh por bimestre. Pese a esto, reclaman el beneficio, ya que el gasto en energía no está relacionado a tener un mayor confort, sino a satisfacer necesidades básicas.En octubre del 2008, la Secretaría de Energía de la Nación aprobó por resolución Nº1169 los nuevos precios de la energía vigentes en todo el país, como consecuencia de la reducción de los subsidios nacionales para el sector.

Esta suba afectó a los usuarios domiciliarios que consumen más de 1.000 kwh por bimestre. En Mendoza, son unos 30.5000, es decir, menos de ocho por ciento del total de estos consumidores que son 416.000.En enero, la Secretaría de Energía emitió un comunicado por el cual autorizó un beneficio de excepción a la suba, ya que advirtieron que no todos los que consumían ese volumen lo hacían para lograr mayor confort, sino porque era la única forma de satisfacer necesidades básicas, como calefaccionarse o cocinar.Esta excepción abarca a los usuarios que, aunque consumen más de 1.000 kwh por bimestre, no posean servicio de gas por red domiciliaria o agua potable por red pública o telefonía pública. También pueden ser beneficiados quienes compartan una casa con varias familias, quienes habiten en propiedades de menos de 60 metros cuadrados o tengan cierto tipo de electro dependencia (por ejemplo, porque debe utilizar un equipo médico permanentemente).Una de las técnicas del Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE), Virginia Vega, explicó que para efectivizar las excepciones, elaboraron un instructivo y trabajaron en conjunto con las once distribuidoras que hay en Mendoza, las comunas y el Ministerio de Desarrollo Humano. Vega señaló que esta alianza con distintos actores, fue imprescindible para que se pudiera verificar la vulnerabilidad de la familia que solicita el beneficio, ya que el EPRE no cuenta con personal para hacer esta revisión ni es su función.La especialista recalcó que son unas 100 personas las que ya iniciaron el trámite de excepción, y aclaró que los usuarios se pueden presentar en las distribuidoras para iniciarlo.Con la intención de que las personas se enteren de este beneficio, hay afiches en los centros de salud, hospitales, en las municipalidades y en centros comunitarios.Para iniciar el trámite, el usuario debe presentarse en la distribuidora con su factura y completa un formulario a modo de declaración jurada. De ahí en más comienzan a trabajar las comunas y el Ministerio de

Desarrollo Humano, ya que son los organismos que pueden constatar que las condiciones de vida de la familia sean tal cual las explicó ante la empresa prestataria del servicio.En caso de ser aprobado como beneficiario de la excepción, el usuario mantendrá el valor del servicio sin sufrir un incremento. Es decir, no tendrá un descuento, sino que seguirá pagando la tarifa que tenía antes de ponerse en marcha la suba en noviembre del año pasado.Facundo Díaz Araujo, abogado del EPRE, explicó que se dan situaciones que, si bien no se encuadran en la excepción, son atendibles. Uno de los casos más comunes, son los usuarios que tramitan el beneficio, pero cuando desde las comunas van a verificar las viviendas, se dan cuenta de que, en realidad, no es una familia que gasta más de 1.000 kwh, sino que son muchas que habitan una misma casa. En este caso, no cabría la excepción, ya que en realidad si cada familia tuviera un medidor -y no uno comunitario-, ninguna gastaría más de 1.000 kwh. Pese a esto, se les dio el beneficio por 180 días, hasta tanto comiencen a realizar los trámites para normalizar la situación de la vivienda.

Comentá la nota