"¿Ustedes creen que me hubieran echado del Poder Judicial, ahora? Hoy me protegerían"

"¿Ustedes creen que me hubieran echado del Poder Judicial, ahora? Hoy me protegerían"
El 17 de diciembre de 2002 ordenó que pusieran en prisión a la dueña del Grupo Clarín, en el marco de la causa en que se investiga la identidad de los dos hijos adoptivos de Herrera de Noble. La empresaria estuvo detenida seis días, hasta que la Cámara Federal de San Martín dispuso su excarcelación. A Marquevich lo destituyeron. Cuenta que cuando mandó presa a Noble, hasta Duhalde, que era presidente, lo hizo llamar a su despacho. Critica a Carrió por decir que los hijos de Noble son sus hijos. "A menos que haya arreglado algo con Clarín; si no, no se entiende", señala.
El proyecto oficial para legalizar los análisis compulsivos de ADN a presuntos hijos de desaparecidos generó fuertes polémicas y encontró en Estela de Carlotto (titular de las Abuelas de Plaza de Mayo) y Elisa Carrió a las representantes más conocidas de quienes avalan la medida o se oponen a ella, por considerar que estaría hecha a la medida del Caso Noble, por el cual se investiga el verdadero origen de los hijos adoptivos de la propietaria del Grupo Clarín. El 17 de diciembre de 2002, cuando todavía era juez federal de San Isidro, Roberto José Marquevich ordenó la detención de Ernestina Herrera de Noble en el marco de dicha causa, debido a la presunción de que Felipe y Marcela Noble sería hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar. Un año después del episodio, Marquevich fue destituido por mal desempeño. Hoy asegura que "la señora de Noble debería estar detenida, con prisión domiciliaria. Este es el único país donde alguien puede mentirle al juez y no pasa nada".

—¿Por qué lo dice?

—La señora de Noble mintió en dos expedientes de adopción que había acá en San Isidro. Dijo que vivía en San Isidro y vivía en la calle Libertador. Y encima se agregaron documentos apócrifos. La persona que supuestamente le entregó los bebés, un tal García, resultó que era el chofer de la señora de Noble. Esto hasta ahora no lo refutó nadie, pero tres meses después yo no estaba más en la Justicia. Yo no soy un lelo. Se qué consecuencias tiene cada una de las firmas que hago. Pero nunca me iba a imaginar que iba a tener un jury por privación ilegal de la libertad. Me sobreseyeron, por supuesto. Pero el por supuesto es relativo, me podrían haber condenado. Son delitos gravísimos. Yo era juez en esa época, doblemente grave. Una jueza dijo que yo no tenía nada que ver con esto, que había detenido a Noble con razón.

—¿Recibió presiones de políticos o jueces?

—¿De políticos? Sobre todo de diputados y senadores. Me acuerdo, por ejemplo, de que en esa época el presidente era (Eduardo) Duhalde. Bueno... Duhalde llamó al juzgado. Yo ni lo atendí. No podía atender. ¿Cómo piensan que podía?

—¿Duhalde lo llamó?

—Formalmente, los que llamaron fueron (Felipe) Solá y (Miguel Angel) Pichetto. Y no atendí. Pero llamaban desde la Quinta de Olivos, pegados a Duhalde. Ningún presidente podía desconocer que estaba presa la señora de Noble y ningún presidente podía querer que siguiera presa. Un político quiere todo tranquilo.

—También se dijo que Menem estuvo detrás del pedido de detención a la señora...

—Pero si Menem ni siquiera estaba.

—Pero era candidato...

—¿Y para qué querría que detenga a Herrera de Noble? Con eso lo iban a destruir. Como decían eso, también dicen cosas que no entiendo. ¿Cómo puede ser que la señora Carrió ahora diga que los hijos de Noble son "nuestros hijos"? ¿O será una broma que hizo? Porque con esas cosas no se juega. Ahora, si arregló con Clarín para que le haga la carrera política o alguna cosa, bueno, entonces lo podría entender.

—¿Usted está a favor de la extracción compulsiva, entonces?

—¡¿Cómo no voy a estar a favor?! Es como la rueda de reconocimiento. Nadie quiere someterse a una rueda de reconocimiento para que otro venga y diga "fue ése el que me atacó". Si alguien se niega a una rueda de reconocimiento, yo lo puedo llevar por la fuerza. Del mismo modo debería hacerse con las muestras de sangre, para saber la verdad, que es lo que busca el proceso penal. Es como si viniera una persona y le preguntara: "¿Usted robó?" Y si no me contesta o me dice que no, yo le pido mil disculpas.

—¿Recibió presiones de alguien más?

—En lo personal creo que nadie pensó que la causa iba a avanzar. (Héctor) Magnetto me habló de una jubilación privada ¿eso qué es?

—¿Eso le dijo Magnetto a usted antes de que detuviera a Noble?

—Cuando se iniciaba la causa, como para pararla. Me dijo: "¿Nunca pensaste en una jubilación privada?".

—¿Pero Magnetto lo fue a ver a usted?

—No, yo tenía trato con Magnetto. Me veía con él en Clarín. Tenía trato cordial con él. Aunque no éramos amigos.

—¿Alguna vez pensó que un gobierno se iba enfrentar a Clarín?

—No.

—Si usted hubiera detenido a Noble hoy, ¿la historia terminaba igual?

—¿Ustedes creen que me hubieran echado del Poder Judicial, ahora? Hoy me protegerían. Pero ojo, que el juicio político que me hicieron, me lo hicieron con mayoría kirchnerista

Dos jóvenes en medio de un caso conflictivo

Felipe Noble Herrera y Marcela Noble Herrera son los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble, la dueña de Clarín.

Fueron adoptados por ella en mayo y julio de 1976. Herrera de Noble declaró que a Marcela la encontró abandonada en una caja y a Felipe lo retira del juzgado porque había sido abandonado por su madre que no podía mantenerlo. Hoy, Felipe y Marcela son dos jóvenes de 33 años.

Según el ex juez federal Roberto Marquevich, los documentos utilizados para la adopción de los dos chicos fueron adulterados. Y en él, según Marquevich, hay datos falsos como el domicilio de la señora Herrera de Noble que no era en San Isidro sino en la calle Libertador, según manifiesta el ex magistrado.

En la causa en la que se investiga la identidad de los dos jóvenes los querellantes son dos matrimonios y Abuelas de Plaza de Mayo. Concretamente, hay dos familias que reclaman ser parientes de Felipe y Marcela, aunque Herrera de Noble asegura que obtuvo su tenencia siguiendo todos los pasos legales.

El camino que llevó a la investigación de la identidad de los hijos adoptivos de Noble es extraño. Se inició con una denuncia en 1995 de una persona que había sido condenada por intentar estafar a los Noble.

En el año 2000 el dirigente Guillermo Patricio Kelly hizo una denuncia en el mismo sentido que no prosperó. Recién el 17 de diciembre de 2002 se concretó la detención de la señora de Noble.

Herrera de Noble estuvo detenida durante seis días. La Cámara de San Martín la excarceló.

Comentá la nota