El PJ de Ushuaia rechazó el convenio chino

La Junta Departamental Ushuaia del Partido Justicialista, a través de un comunicado de prensa, manifestó su rechazo al acuerdo entre el Gobierno provincial e inversores chinos para la venta de gas de regalías, recurso que se piensa utilizar para el funcionamiento de una planta productora de metanol en el norte de Tierra del Fuego.
La Junta Departamental Ushuaia del Partido Justicialista, a través de un comunicado de prensa, manifestó su rechazo al acuerdo entre el Gobierno provincial e inversores chinos para la venta de gas de regalías, recurso que se piensa utilizar para el funcionamiento de una planta productora de metanol en el norte de Tierra del Fuego.

La dirigencia partidaria afirmó que el documento emitido "es un testimonio directo de la historia contemporánea, contribuyendo a la elaboración de políticas públicas que respondan a las necesidades de las mayorías".

"Por esa razón, esta junta reconoce a la Constitución Provincial como único fundamento para la protección de todos los ciudadanos, no acordando con el accionar poco transparente y violatorio del Ejecutivo Provincial para contratar con la Empresa Tierra del Fuego Energía y Química S.A., avanzando sobre nuestros recursos naturales", planteó.

El documento señaló que "ante esta realidad la Junta Departamental Ushuaia repudia este accionar y hace saber: Que los recursos naturales no renovables, no son moneda de cambio para el déficit del Estado; que por el impactante hecho del deterioro social y el estancamiento económico que ha generado el Ejecutivo Provincial no debemos permitirle el avasallamiento ilegitimo de los recursos naturales de la región generando grandes desequilibrios económicos sociales y políticos, que afectaran a nuevas generaciones empeñando nuestro presente e hipotecando el futuro de nuestros hijos; que la Constitución Provincial establece una acción especial con el objeto de proteger estos intereses supremos sobre otra consideración, para que no queden en simple declaraciones de principios;

que el pragmatismo conservador del Ejecutivo Provincial mediante la defensa de sus intereses sectoriales, insuficientemente explicados, insuficientes también a la luz de las transformaciones que la reconversión económica requiere, son parte de una decisión política que se expresa en el crecimiento de la desigualdad y la dispersión de una sociedad".

Por lo tanto, "decimos no al convenio chino, a sus desprolijidades, un no que rompa el silencio de los que no reaccionan, un no de esperanza", concluyó.

Comentá la nota