Usarán los fondos sólo para pagarles a los organismos

Así lo indicó anoche el jefe de Gabinete, al admitir el freno a la anterior estrategia oficial
El Gobierno evaporó de facto el Fondo del Bicentenario al decidir que sólo pagará con reservas del Banco Central la deuda con los organismos de crédito internacionales y no la deuda con los bonistas, tal como ocurrió en los últimos años.

Así lo indicó anoche el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en declaraciones televisivas en las que detalló que usarán los fondos del BCRA para pagarles US$ 2187 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI) y los bancos multilaterales.

Esa posibilidad ya estaba habilitada por el decreto 1599 de 2005 ?ratificado por el Congreso por la ley 26.076?, elaborado para cancelar la deuda total con el FMI y que permitía el uso de las reservas de libre disponibilidad para cumplir con los organismos multilaterales.

"Y el resto, se pagará como hasta ahora", expresó el funcionario, dando a entender que los vencimientos con los acreedores particulares por US$ 4382 millones contemplados en el Fondo del Bicentenario no se pagarán con las reservas.

Así, mientras algunos dirigentes importantes del oficialismo insistieron en la necesidad de apelar ante la Corte el fallo de la Cámara en lo contencioso que prohibió el uso de las reservas, el Gobierno parece volver sobre sus pasos.

De esta manera, no forzaría la aplicación del DNU 2010/2009, que habilitaba el uso genérico de las reservas excedentes, luego del fallo de la Cámara que suspendió ayer su vigencia y ante el temor de nuevos embargos en el exterior.

Esta salida parece ser la única que le permitiría al Gobierno avanzar sin demora con su mayor esperanza del primer trimestre del año: el canje de la deuda para salir del default con bonistas que no aceptaron la operación de 2005.

Por esta razón, el ministro de Economía, Amado Boudou, dividió su agitado viernes entre la respuesta para la Comisión de Valores de Estados Unidos para habilitar el canje y en el análisis de los fallos judiciales.

A diferencia de otras ocasiones, optó por mostrar un perfil bajo al mantener contactos con la presidenta Cristina Kirchner, el ex presidente Néstor Kirchner y con los directores del BCRA que se oponen a Martín Redrado.

Fuentes del Palacio de Hacienda intentaron restarle trascendencia a la postergación del uso de las reservas y descartaron la posibilidad de usar parte de la liquidez de los bancos. Curiosamente, mientras Redrado daba a conocer un comunicado en el que afirmaba que el fallo de la Cámara lo ratificaba en su cargo, cerca de Boudou consideraban que "con toda claridad el fallo demuestra que Redrado está afuera".

Para evitar una escena de enfrentamiento directo, Redrado no irá pasado mañana al Central, aunque no renunciará, a la espera de que lo convoque la comisión bicameral parlamentaria que debe tratar la validez de su remoción.

El funcionario considera que ya ha ganado sus dos batallas clave, en cuanto a la preservación de las reservas y a la autonomía de la entidad monetaria, aunque la dirigencia política se adjudique la victoria.

"Las reservas siguen en el Central y eso es lo importante. No les voy a dar el gusto de una pelea ni de renunciar", se le escuchó decir a Redrado, luego de partir, cerca de las 20.45, posiblemente por última vez, del edificio de Reconquista 266.

Mientras que Boudou optaba por el silencio, cerca de él se enfurecían por la insistencia de Redrado: "Ya no tiene forma de justificar su conducta de incumplimiento como funcionario público", señaló una ofuscada fuente oficial.

La fuente dijo que aun si se usaran todos los recursos del Fondo del Bicentenario, la expansión monetaria sería mínima, pero cerca de Redrado insistían en que, aunque sólo se les pague a los organismos, "hay que asegurar que no haya ningún efecto inflacionario".

La cifra US$ 2187

Millones

* Es el monto para pagarles al FMI y a los bancos multilaterales contemplado en el Fondo del Bicentenario.

Comentá la nota