Uruguay investigará ataques a su embajada en la Argentina

Uruguay anunció que investigará las violaciones y amenazas de atentados sufridas en los últimos años en su embajada en Argentina y denunciadas por la prensa local, y no descartó que guardaran relación con el conflicto bilateral por la instalación de la pastera Botnia en el lado uruguayo de la frontera.
En la embajada uruguaya en Argentina se destruyó información confidencial, se violaron valijas diplomáticas y se registraron amenazas de atentados relacionados al diferendo por la pastera ubicada sobre un río limítrofe, según el semanario uruguayo Búsqueda, en una entrevista con el embajador de Montevideo en Buenos Aires, Francisco Bustillo.

Bustillo reconoció que "todas y cada una de las dificultades fueron debidamente informadas, tanto a las autoridades argentinas como a las uruguayas" y destacó que "contamos con un grupo humano excepcional que estuvo a la altura de las distintas circunstancias que nos tocaron vivir".

"No me consta" que se hayan producido dichas agresiones, dijo el canciller uruguayo Pedro Vaz en rueda de prensa, admitiendo, sin embargo, que había que "analizarlos e investigar como corresponde y en función de ello adoptar las decisiones del caso".

Los actos hostiles fueron atribuidos por la publicación a los activistas de la ciudad de Gualeguaychú, quienes hace más de tres años mantienen bloqueado un puente internacional en protesta por la instalación de la usina de la empresa finlandesa, alegando que ocasiona daños ambientales.

La pastera empezó a operar en noviembre de 2007.

Buenos Aires denunció en 2006 a Montevideo ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, máximo órgano judicial de la ONU, por la construcción de la fábrica, al estimar que su vecino no había respetado el tratado del río Uruguay, sobre el que se erige la misma, firmado entre ambos en 1975.

El fallo, que podría poner fin a la batalla jurídica de largo aliento y que desencadenó fuertes tensiones entre ambos gobiernos, se aguarda para mediados de 2010.

Trascendió asimismo que el presidente electo de Uruguay, el ex guerrillero José Mujica, dialogó con la Asamblea Ambientalista de Gualeguaychú, para levantar el corte de ruta. Consultado sobre la conveniencia o no de ese diálogo, Vaz estimó que "todo aporta, Uruguay tiene un objetivo muy claro, todos coincidimos y coadyuvamos" a la búsqueda de una solución.

El jefe de la diplomacia uruguaya consideró como "una circunstancia cercana en el tiempo el fallo de la Corte de La Haya", agregó que le gustaría que dicho veredicto pueda convertirse en "catalizador para que esta situación se resuelva" y enfatizó que el diálogo no está cortado, "porque entre Argentina y Uruguay esa situación es impensable".

No obstante aseveró tener "una actitud muy puntual y concreta en relación a la ilegalidad del corte", expresó "respeto" por las decisiones internas del gobierno argentino y explicó que desde el punto de vista de Uruguay "el planteo es tan simple o tan complejo en cuanto a que el bloqueo debe ser levantado".

Comentá la nota