Uruguay insiste con su veto a Kirchner y dejaría la Unasur

Fuentes oficiales aseguraron que Tabaré considera abandonar el organismo regional si la Argentina logra imponer allí la candidatura de Néstor Kirchner, uno de los objetivos principales de la misión de Cristina a la cumbre de Costa do Sauípe.
El gobierno uruguayo presidido por Tabaré Vázquez considera abandonar la recientemente creada Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), si Argentina insiste en impulsar la candidatura del ex presidente Néstor Kirchner, para lo que debería primero cambiar la manera de elegir al Secretario Ejecutivo, que actualmente se designa por unanimidad entre los doce miembros, y que tendría que pasar a ser por consenso o por mayoría. La información fue reproducida ayer en medios uruguayos y agencias de noticias, citando una presentación del canciller uruguayo Gonzalo Fernández ante el Consejo de Ministros de ese país, y anoche fue confirmada a Clarín por una altísima fuente de la Presidencia uruguaya: "Acá hay un tema claro, si lo de Kirchner sale por mayoría y no por consenso, se empieza a violar el tratado de la Unasur; entonces, si el estatuto se cambia, seguramente Uruguay va a dar un paso al costado", dijo la fuente. La Argentina decidió que no responderá a este nuevo embate.

De persistir esta forma de elección, el gobierno argentino sabe que no podrá avanzar en sus intenciones porque volvería a encontrarse con el veto uruguayo, que ya se hizo efectivo el 23 de octubre pasado y que en su momento generó un pico de tensión entre ambos gobiernos.

La medida de Tabaré había sido adoptada, en su momento, por la inacción del gobierno argentino ante el bloqueo ininterrumpido del puente Fray Bentos-Puerto Unzué, que ya lleva más de dos años, y también porque Argentina no ha realizado tareas de dragado en el Canal Martín García. "Mi posición hace a la dignidad de la soberanía del Uruguay", había afirmado Tabaré en octubre. Su actitud es vista como una cuestión de "dignidad" también por la oposición que, desde que se iniciaron los cortes de los puentes, ha hecho causa común con el gobierno. En pleno proceso electoral, Tabaré tiene más incentivos a endurecer su postura con la Argentina para sumar votos.

"Si sigue sin haber alguna acción en pos de desactivar los cortes de los puentes y de dragar el canal Martín García, Uruguay se mantendrá en la misma línea por más que haya, como muchos creen, alguna 'represalia' desde la otra orilla", aseguró a Clarín una fuente del ejecutivo oriental. Ayer fue difícil hablar con fuentes oficiales: muchos apagaron sus celulares en una jornada de playa espectacular, en la que además se jugó el "superclásico" del fútbol uruguayo, entre Peñarol y Nacional.

El tablero político de la Unasur podría ahora cambiar con la posición uruguaya de retirarse del bloque. Según fuentes oficiales, el canciller Gonzalo Fernández dijo que esa postura se fundamenta en hacer cumplir a rajatabla los estatutos de la Unasur, que hablan de unanimidad a la hora designar al Secretario Ejecutivo.

Según publicó ayer el diario El Observador, el canciller Fernández informó que Chile y Paraguay también rechazarían el nombre de Kirchner y aún hay dudas sobre la postura que tomará Brasil. Amén de cómo se incline Brasil, en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay hay convencimiento que detrás del "escudo" que significó la posición uruguaya se protegen otros países que piensan igual, pero que dejaron que Uruguay tomara la iniciativa.

Hay que decir, por ejemplo, que tras el veto de Tabaré, Perú y Colombia salieron a decir que no acompañarán la designación del ex mandatario argentino.

En sentido contrario se había expresado los gobiernos de Ecuador y Bolivia, que incluso a fines de octubre le pidieron a Tabaré que reviese el veto a Kirchner.

Comentá la nota