Uruguay anunció medidas para combatir la inflación.

El Gobierno diferirá el aumento de tarifas públicas, quitará el IVA a frutas y verduras, e importará alimento argentino para el ganado.
En medio de una de las peores sequías en ocho décadas, que provocó el aumento de los precios de la carne, las frutas y las verduras, el Gobierno uruguayo pondrá en marcha una serie de medidas y acuerdos con industriales para reducir tarifas públicas y controlar el precio de alimentos.

El ministro de Economía y Finanzas, Álvaro García, anunció en una conferencia de prensa, cuatro grupos de medias. Diferirá para el mes de febrero un aumento del 2,3 por ciento en el precio de la energía eléctrica y del 8 por ciento en el agua potable, anunció hoy el diario uruguayo El País.

Además, dijo que en el mes de febrero se volverá a bajar el precio de los combustibles, debido a la caída internacional del precio del petróleo, que Uruguay importa en su totalidad.

Como tercera medida, anunció que por 120 día se le quitará el IVA a las frutas y verduras con el mismo objetivo y destacó que el Gobierno facilitará los trámites para la importación de frutas y verduras, para intentar mitigar el incremento de los precios.

A su vez, anunció que se llegó a un acuerdo con los frigoríficos (mataderos) para una rebaja del 5 por ciento en el precio de la carne, pero que llega al 20 por ciento en algunas de las pulpas más caras.

La carne es el principal alimento de los uruguayos y, además, el producto más importante de exportación del país. Por eso, importarán alimento de Argentina para los animales, que están sufriendo la falta de pastos y agua por la sequía.

El ministro destacó, además, el "importante aporte" del sector privado para colaborar en la lucha contra la inflación, y dijo que se acordó con los grandes supermercados del país una reducción del 10 por ciento en el precio de 110 productos, la mitad de ellos considerados básicos para el consumo familiar.

Comentá la nota