Urugua-í, ahora abastece el 45 por ciento de la energía de la provincia

A 19 años de su puesta en marcha, y tras un déficit hídrico sostenido que la afectó en los últimos años, la represa de Urugua-í recupera el caudal de su lago y genera energía para abastecer al 45 por ciento de la demanda misionera, constituyendo un recurso que apuntala la autonomía energética de la provincia.
Los niveles "aceptables" de la cota del lago comenzaron a recuperarse con las intensas lluvias en las altas cuencas que alimentan el arroyo Urugua-í, por lo que en los últimos días se mantiene a un promedio de 193 metros. Esta cota permite la operación de las dos turbinas de la represa, que generan un promedio diario de 1.600 megavatios/hora, con picos de dos mil en días de intensa demanda. Según el presidente de la empresa Electricidad de Misiones SA, Héctor López Ricci, "hay perspectivas positivas en relación a la cota del lago, hecho auspicioso porque aporta una seguridad importante al sistema provincial, además de energía suficiente para sostener la actual demanda". La energía producida por la represa complementa el flujo que llega a Misiones desde la Estación Transformadora de San Isidro, nodo desde el cual ingresa el fluido generado por Yacyretá en 500 kV. Durante 2008 y aprovechando la actividad acotada de la represa, EMSA encaró un mantenimiento a fondo de las dos turbinas, que no se habían reacondicionado desde su puesta en marcha.

Aniversario

El pasado 13 de septiembre, la represa cumplió sus primeros 19 años de operación, fecha que coincidió con la marcada recuperación de sus caudales aceptables. En los cuatro últimos años, el déficit hídrico fue tan marcado que en el verano de 2007 se produjeron cortes de suministro rotativos y limitaciones a la actividad de las industrias, situación que felizmente no se repitió hasta el momento. El fundamental aporte de Urugua-í se pudo comprobar hace poco, cuando Misiones quedó aislada del Sistema Argentino de Interconexión (SADI) por obras de la empresa transportadora en alta tensión. Si bien se trató de un día no laborable y de baja demanda, la jornada de aislamiento no resultó notable para los misioneros, ya que la represa y las demás fuentes de generación e importación de energía desde Paraguay lograron sostener el servicio sin necesidad de cortes.

Comentá la nota