Urtubey ordenó un fuerte ajuste en el gasto público

Ante un turbulento fin de año y un comienzo de 2009 con perspectivas poco alentadoras, el gobernador Juan Manuel Urtubey ordenó a los responsables de cada área una fuerte ajuste en sus gastos.
Mediante el decreto 4.955, publicado ayer en el Boletín Oficial, dispuso límites al uso de la caja chica, la reducción de los gastos en servicios a lo "estrictamente imprescindible", congeló la estructura de cargos e incentivó a jubilarse a quienes estén en condiciones de hacerlo, prohibió los viajes al exterior del país salvo casos de emergencia, y hasta estableció un cupo de combustible para móviles policiales y ambulancias que deberá ser respetado a rajatabla.

El decreto, que está firmado por todo el gabinete de ministros, prevé la apertura de sumarios administrativos o la suspensión de cargos para los funcionarios que incumplan la orden, dejando en manos de la Sindicatura provincial el control del gasto. A su vez, invita a los poderes legislativo y judicial a adoptar medidas semejantes.

Crisis económica

Urtubey fundamentó la medida en la desaceleración de la actividad a partir de la crisis financiera internacional y en la incertidumbre que genera respecto a su impacto en Salta, aunque reconoce que "en un mundo globalizado, económica y tecnológicamente, resulta difícil imaginar que un acontecimiento como el actual no pueda afectar económica y financieramente a nuestra provincia".

En los considerandos, el gobernador prevé una reducción del crecimiento de los recursos y evalúa que se debe "poner especial énfasis en el control del gasto público, de manera tal que su crecimiento tenga relación con el crecimiento interanual de la recaudación.

En la presentación de la Ley de Presupuesto 2009, el ministro de Finanzas, Carlos Parodi, había relató que el gobierno nacional le había solicitado a las provincias que redujeran gastos durante el primer trimestre del año próximo. Además, habia relatado que en noviembre, la Provincia había recibido recursos inferiores a los esperados.

Gastos corrientes

El decreto dispone además que "deberán reducirse a lo estrictamente imprescindible y necesario las erogaciones en bienes de consumo, servicios no personales y bienes de uso, excepto la obra pública".

En este sentido, establece un régimen para la utilización del combustible por parte de móviles policiales, ambulancias, los cuales no podrán consumir más de un cupo mensual. Los restantes vehículos oficiales deberán realizar una "Hoja de Ruta Diaria", para controlar el gasto que realizan en combustible en proporción con los kilómetros recorridos. Por otra parte, establece que los gastos bajo el régimen de caja chica no podrán superar, por contratación, los 400 pesos, y que no podrán ser utilizados para locación de obras, servicios o consultorías, ni para publicidad o difusión.

Comentá la nota