Urtubey fue increpado por mujeres wayaristas al finalizar el acto del natalicio de Eva Perón.

La interna justicialista estalló ayer en el homenaje a Eva Perón y tuvo como principal afectado al gobernador Juan Manuel Urtubey y la candidata a diputada nacional por el PJ, Mercedes Junco.
Todo ocurrió en la plazoleta Evita, en la intersección de Entre Ríos y Siria, cuando un grupo de mujeres increpó a Urtubey por su alianza en el 2007 con el Partido Renovador y recibió acusaciones de utilizar "el cadáver de Evita para hacer campaña", según vociferaba una de las mujeres teniendo como testigo a los periodistas que habían ido a cubrir el acto.

El acto, organizado por la comisión de homenaje a Perón y Eva y el Partido Justicialista se cumplió como es tradicional en la plazoleta del noroeste de la ciudad. Luego de los diferentes oradores, el gobernador llegó cuando ya había finalizado la recordación y se servia chocolate a los escolares presentes. El mandatario llegó conduciendo su propio vehículo, un Audi gris y se dirigió hacia el monolito a Eva Perón, cuando fue divisado por los que quedaban tanto militantes como periodistas.

Cuando Urtubey intentaba responder a los movileros presentes se acercaron las mujeres que lo cuestionaron y a duras penas volvió a cruzar la avenida Entre Rios para escapar de los gritos de las mujeres, a quienes se identificó como seguidoras de Walter Wayar, Urtubey llegó a su vehículo y conduciendo se alejó rumbo al Grand Bourg, con solo unos pocos guardias de seguridad que quedaron, a diferencia de otros actos donde concurrió con una gran custodia.

A ello hay que agregar que durante la lista de oradores en el acto, dos dirigentes femeninas cuestionaron severamente que se haya invitado a hablar a la candidata Mercedes Junco, cuando según las manifestantes se había acordado que no hablara ninguna candidata. Mientras Carmen Cardozo y Julia Pascual reclamaban a viva voz e intentaron quitarle el micrófono a la candidata. A voz de cuello las mujeres, identificadas como integrantes del sector wayarista, reclamaban que no se deje hablar a la ex secretaria del Interior.

Luego de eso habló la consejera provincial del PJ, Helua Thomas de Hatti y cerró la lista de oradores el intendente capitalino Miguel Isa. El jefe comunal intentó acallar las manifestaciones por las palabras de Junco, al indicar que en la plazoleta de Evita "no puede haber otra cosa que amor". Recordó la figura de Hortencia Rodríguez de Porcel, quien en épocas de la prohibición de Eva Perón supo cuidar la plazoleta y brindar en los homenaje chocolate a los chicos de la barriada, lo que quedó como una tradición. Luego de servir el chocolate, la gente comenzaba dispersarse cuando llegò el goberbnador Urtubey.

Comentá la nota