Urtubey catalogó a huelguistas de la Salud de "fascistas y autoritarios"

El gobernador Juan Manuel Urtubey catalogó de "recurso fascista y autoritario", a los trabajadores del Hospital de Niños que se manifiestan en contra del traslado al ala pediátrica del Nuevo Hospital, al entender que es "delictivo" un posible acuartelamiento del personal de la Salud.
Ayer, por otra parte, ya se había conocido el decreto por el cual se ordena cambiar la denominación del Nuevo Hospital del Milagro, a Hospital Público Materno Infantil, además de enmarcar el traslado del Hospital de Niños al ala pediátrica. A ello se suma que se dispone el traslado de la totalidad del personal con el régimen y retribución que cuentan al momento del traspaso.

Las expresiones fueron realizadas por el titular de la Unión del Personal de Enfermería de Salta (UPES), Luis Ramos, quien en la marcha había sostenido que los trabajadores se iban a "acuartelar" de ser necesario como medida de rechazo al traslado. "No somos una fuerza de seguridad", fue la apreciación de la secretaria general de la Asociación de Profesionales de la Salud (APSADES), Cristina Nesrala, al negar que se esté tomando el Hospital.

Según los gremialistas, ayer el acatamiento a la medida de fuerza era de un 100%, aunque se seguían atendiendo consultorios y guardias mínimas. En cuanto al traslado, los trabajadores tenían ayer en sus manos las notificaciones que debían responder indicando si pasaban o no al Nuevo Hospital. Estas comunicaciones deben ser contestadas en 72 horas hábiles, según lo informado por Nesrala.

Por su parte, el gobernador repudió la existencia de eventuales recursos extremos en la protesta por los cuales "una pequeña minoría quiere imponer su visión a 1.200.000 salteños".

Los trabajadores de la Salud ponen sobre el tapete la incertidumbre sobre las condiciones laborales en las que pasarán a formar parte del ala pediátrica. Otros, unos pocos, hablan de la necesidad de defender la Salud como un derecho que debe ser garantizado por el Estado. Esto implica rechazar la posibilidad de que se convierta en un producto más que una empresa puede comercializar, como entienden, puede suceder bajo la administración de la Fundación Santa Tecla.

Una de las banderas que llevó Urtubey en su campaña para ser gobernador, fue dejar sin efecto la administración de la Salud en manos de privados. Ahora, no solo dio marcha atrás, sino que sus subalternos defienden el gerenciamiento privado de la Salud por encima de la posibilidad de una gestión estatal, que se caracteriza por algunos "vicios".

Mientras, el traslado seguirá su curso y se prevé que el lunes se concrete el pase de los chicos internados de una infraestructura a otra.

Comentá la nota