Urruty: "El tiempo de poder negociar algo con esta gente ya se terminó"

Dijo que, a pesar de la convocatoria gubernamental, el paro agrario se lanzó porque ya estaba programado. Lamentó que los Kirchner "no entiendan nada". Estimó que el martes no habrá ninguna solución. Y aceptó que la pelea entre el Gobierno y las entidades recién podría definirse en las elecciones de octubre.
En una extensa entrevista con EL POPULAR Medios, Norma Urruty, presidenta de la Sociedad Rural de Olavarría, arrojó duras críticas ayer contra el gobierno nacional, aceptó que no guarda ninguna expectativa de cara a la esperada reunión del próximo martes y vislumbró que la batalla final entre las entidades agrarias y la administración kirchnerista recién se producirá en octubre, cuando se celebren las elecciones legislativas. Culpó al Gobierno por la imposibilidad de resolver las diferencias antes de llegar a las urnas. Dijo que "siguen sin entender nada". Y también analizó la polémica situación generada por la entrevista de Hugo Biolcati con el ministro Julio De Vido. "A nadie se le cruzaría por la cabeza pensar en una traición. Lo único que hicieron con esto fue acentuar la unión del campo", replicó.

Cuando se le consultó por qué las entidades agrarias habían decidido lanzar el paro, a pesar de haber recibido horas antes la convocatoria gubernamental, Urruty contestó que "ya estaba decidido que el paro se iba a decretar hoy (por ayer) en Leones y el Gobierno recién terminó llamando al diálogo ayer (por el jueves). Por eso se decidió seguir adelante con lo que estaba programado, con la única variante de levantarlo para la reunión. Ya lo habíamos suspendido anteriormente y se había postergado para esta semana".

Entonces explicó la decisión de levantar la medida sobre el mediodía del martes, día pactado para el encuentro con la ministra Giorgi. "Entendemos que ni este Gobierno, ni ningún otro, aceptaría reunirse con nosotros en medio de un paro. Por lo tanto, se decidió que lo más lógico era terminar la medida antes de sentarnos a dialogar. Eso es lo que ocurre normalmente, con la excepción de algunos otros gremios que logran que el Gobierno los escuche aun estando en medio de un paro", comparó.

También abordó las declaraciones de Néstor Kirchner, quien había dicho que el conflicto con el campo se dirimirá en las urnas. "Bueno, sí, sin dudas que será así. Justamente por eso no tenemos ninguna expectativa con vistas a la reunión del martes. Ojalá me equivoque y nos sorprendan para bien. Pero sinceramente creo que ya el tiempo de poder negociar algo con esta gente ya pasó, ya se terminó. Ellos, en realidad, tienen la imposibilidad de entender las cosas que uno les está planteando sobre números y realidades", cuestionó.

Con su habitual tono sereno, profundizó las críticas y disparó que "si la Presidenta descubre ahora la miseria que hay en Tartagal, uno se da cuenta de que se entera de las cosas veinte años después. Entonces es imposible... Ya se lo hemos mostrado en números, en la realidad, lo pueden constatar en cualquier lugar al que vayan, y a pesar de todo eso sigue sin entender. Entonces es muy difícil negociar con ellos. Están evidentemente en la confrontación continuamente. Son 'el no por el no', y ésa es su manera de gobernar. Ante esa situación, uno tendrá que adecuarse a eso y defenderse con los elementos que cada uno tenga derecho a ejercer".

Entonces se le preguntó por qué aceptaron levantar la medida y asistir a la reunión del martes si no tienen expectativas de solución por la vía del diálogo y entienden que las cosas recién podrán cambiar en octubre. "Es que vos no podés dejar de ir a una reunión, para la que te están llamando con una agenda abierta. Vos tenés que ir, es tu responsabilidad ante tus bases: ir a plantear otra vez todos los puntos que ya has planteado anteriormente. No se puede dejar de ir porque es probable que ese sea el día de la factible negociación. Entonces nunca se puede dejar de ir", explicó para justificar la aceptación campera.

Pero como había hecho anteriormente, volvió a dejar en claro que no espera ningún resultado positivo del nuevo encuentro entre las partes. Cuando se le comentó que la sensación es que tanto el Gobierno como las entidades están esperando una especie de batalla final para octubre, Urruty aceptó que "creo que será así, porque no hemos podido consensuar nada en el medio, lamentablemente. Ojalá hubiésemos podido hacerlo, pero fue imposible porque no entienden nada. Entonces, sin ninguna duda, la única salida que queda es octubre. Pero esto no lo decimos sólo nosotros. No se hará público como en este caso, pero cada vez son más los sectores que están diciendo lo mismo. Y con esto no estoy diciendo que vayan a ganar las elecciones los demás (la oposición), pero hay mucha gente que está diciendo 'tenemos que esperar a octubre'", reforzó.

Sin embargo, a pesar de su pronóstico, dijo que es el Gobierno, y no el campo, el que pretende pelear en las elecciones. "No depende de nosotros cortar esto antes. Si ellos nos llevan hasta octubre, tenemos que llegar hasta octubre. Porque el Gobierno podría hacer algo, sentarse, conversar maduramente y consensuar alguna política para el sector para los próximos tres o cuatro meses. Ellos ya demostraron que lo que quieren hacer con el campo no les da absolutamente ningún resultado. Perjudican a todo el mundo y no benefician ni al propio Estado. Entonces podrían probar con otro camino por cuatro meses, y se podría ir monitoreando la situación para ver cómo evoluciona. Porque tampoco yo quiero hacer creer que tenemos la verdad absoluta. Pero al menos probemos. Si ellos hasta ahora no hicieron nada...".

Comentá la nota