URRIBARRI: "ME SIENTO UN MEJOR GOBERNADOR"

Asegura que en sus siete días de descanso, que inició ayer, no dedicará ni un solo minuto a la interna • Pensará en lo que define como una obsesión: profundizar un "perfil de provincia" orientado al desarrollo agroindustrial con generación de empleo y en mejorar la educación • Niega que piense en la reelección, aunque evalúa que ha "evolucionado", algo que, asegura, "le falta a mucha dirigencia de Entre Ríos".

- Asegura que en sus siete días de descanso, que inició ayer, no dedicará ni un solo minuto a la interna • Pensará en lo que define como una obsesión: profundizar un "perfil de provincia" orientado al desarrollo agroindustrial con generación de empleo y en mejorar la educación • Niega que piense en la reelección, aunque evalúa que ha "evolucionado", algo que, asegura, "le falta a mucha dirigencia de Entre Ríos".

Los dos hombres más poderosos de la política provincial coinciden este fin de semana en el inicio de sus vacaciones de verano. El viernes, el ex gobernador Jorge Busti partió a Brasil y ayer el gobernador Sergio Urribarri se fue a Mar del Plata hasta el sábado próximo.

En un diálogo que buscó dejar que sea el entrevistado el que defina las prioridades temáticas que serán materia de meditación en la tranquilidad del descanso, el Gobernador aseguró que lo desvela "reafirmar la línea de acción que tiene que ver con los cinco o seis temas que definen el perfil de provincia que estamos buscando: la industrialización, lo de los hidrocarburos, los trenes, las obras, que son la agenda que ya venimos priorizando y la educación de calidad como prioridad para 2010".

"Lo que tengo todo el tiempo en la cabeza es qué medios puedo utilizar para alcanzar una educación de calidad en Entre Ríos, no sólo con los salarios, que para mi es un tema indudablemente importante, sino también con la capacitación", destacó.

Junto con esto, ubicó "la obsesión por cambiarle el perfil a Entre Ríos, que me parece que es lo que me diferencia, en gran parte, de los gobernadores anteriores: apuntar a una provincia agro industrial, metal-mecánica. La agenda de mediano plazo que me he planteado le va a permitir a la provincia tener más oportunidades de generar trabajo decente del sector privado, aportando a la conformación de este complejo agroalimentario que poco a poco se está formando. Desde que la Presidenta hizo el lanzamiento, se presentaron 68 proyectos de radicación o ampliación de la industria agroalimentaria y metalmecánica en Entre Ríos. A esto hay que sumarle lo de los hidrocarburos, que es una política a mediano y largo plazo; lo de los ferrocarriles. Estas son las cuestiones que están en mi cabeza y no las cuestiones de la interna", se apuró en aclarar Urribarri al inicio de la charla, cuando todavía no se lo había indagado sobre las diferencias que los separan con su antecesor, Jorge Busti, particularmente tras la derrota electoral del 28 de junio.

• Salarios

Ante la creciente demanda salarial en el Estado, sostuvo Urribarri que lo que hizo durante 2009 "es lo que han hecho todos los gobiernos responsables en el mundo ante la peor crisis económica y financiera que le ha tocado afrontar a nuestra generación: ser responsable, no ser demagogo. La economía del gobierno provincial es la columna que sostiene toda la economía de la provincia y cuando el Estado quiebra pasa lo que pasó en 2001. En 2009 tuvimos una crisis financiera muy importante que afectó toda la economía de la Argentina y particularmente a los gobiernos provinciales; los ingresos estuvieron por debajo de lo previsto y aun así a nadie le faltó cobrar su sueldo en tiempo, en forma, en pesos. No se pudo aumentar los impuestos justamente por lo que pasó. También hay que recordar que en 2008 fuimos la provincia que más aumentó los salarios de los trabajadores. Como todas las estimaciones indican que 2010 va a ser un año normal, no como en 2009 que tuvimos que afrontar todo tipo de calamidades, no hay que hacer ninguna ingeniería rara. Simplemente actuar con responsabilidad y con los excedentes que se produzcan, aumentar los salarios".

Espera el Gobernador que, pasado el verano, por el mes de marzo empiece a notarse un aumento en la recaudación que, según las estimaciones presupuestarias, ronda el 13%. Aunque se muestra confiado en hablar de recomposición de haberes, Urribarri no quiere hablar de cifras ni arriesgar porcentajes. "Debo ser muy prudente. No estoy tratando de ganar la próxima elección, sino de hacer de esta provincia una de las más importantes en varios aspectos", se justificó.

• Cuentas

El mandatario prefirió eludir las críticas que ponen el alerta en el alto nivel de endeudamiento previsto para este año. "Están en todo su derecho", dijo, como toda respuesta. Y optó por volver sobre su eje: "Lo que nadie puede dejar de observar es que se está apuntando a, seriamente, ser una provincia previsible, mucho más importante en el contexto nacional. Cambiarle el perfil de Entre Ríos es lo que estoy buscando, pero respeto a los dirigentes que hablan de otras cosas".

Un poco más de atención le prestó a las objeciones hacia la decisión del Gobierno de darle prioridad a la obra pública por sobre el salario y que advierten que una política de este corte puede poner en riesgo la paz social o la gobernabilidad, con sueldos que llevan año y medio congelados. "Son cosas distintas. Quien haya leído algo de lo que pasó en el mundo en los últimos cien años sabrá que la obra pública siempre ha sido la herramienta para poder dinamizar la economía en las grandes depresiones. Esto mismo decían muchos hasta que le tocó estar en la oposición ¿se entiende? Los sueldos son otra cosa, hablar de aumentos tiene que ver con el contexto general, hay que hacerlo cuando responsablemente uno ve que puede ser viable y no compromete al resto de la administración o a la marcha de la provincia".

Consideró "un proceso normal" el tratamiento que tuvo en la Legislatura el Presupuesto y, en particular, los cambios que introdujeron los diputados. Y evaluó que no merece una valoración especial que se haya aprobado un endeudamiento que había sido duramente criticado por los propios legisladores del justicialismo. "Es parte del debate, esto ha ocurrido muchas veces", minimizó.

• Manual sin reelección

–Cualquier manual político enseña que un gobernador para no perder predicamento tiene que generar expectativa sobre la posibilidad de un nuevo período de cuatro años.

–En la mitad de mi gestión analizo que, con tantas adversidades, que no se le presentaron todas juntas a ningún dirigente en la historia provincial, pudimos no obstante tener realizaciones en obra pública, en ferrocarriles, la industrialización de Entre Ríos para su cambio de perfil, los hidrocarburos... A lo largo de estos dos años me siento un mejor gobernador. No es que me siento más fuerte, me siento más hábil, pero también más humilde y tener un gobernador que haya evolucionado, que creo que es lo que le falta a mucha dirigencia de Entre Ríos, es bueno. Veremos si dentro de un año y medio los entrerrianos valoran los resultados de esta gestión, pero hoy está lejos de mi cabeza el análisis de una reelección. La verdad que yo no soy muy de manual, tengo el defecto de ser muy sincero, digo lo que pienso.

–¿En ese manual personal, 2010 debe ser el año de qué?

–De la mejora de la educación en Entre Ríos, de la educación de calidad, de la que impida la repitencia, la deserción escolar.

• "No pierdo un minuto de energía en internas"

–A juzgar por la dureza de las posiciones públicas en torno a la interna con las que se cerró 2009 ¿se puede decir que este es uno de los peores momentos en su relación con Busti?

–No, no. Para nada. Cada uno está haciendo lo mejor para la provincia. Mientras no se afecte la gobernabilidad. Lo mejor que debo hacer en este contexto es mantener una agenda importante a mediano y largo plazo, para que dejemos de discutir cuestiones nimias y podamos disfrutar de una provincia distinta, con más oportunidades para los jóvenes en una Entre Ríos que ha sido tradicionalmente expulsora. Eso es lo que pasa por mi cabeza; yo me dedico a eso todo el día, no hago otra cosa. Y a la par mejorar la gestión, introducir tecnología para que no sea necesario ser amigo de tal o cual diputado o senador para tener un trámite más rápido, por ejemplo.

–¿Cómo está la relación con los legisladores?

–Es muy buena, hemos tenido conversaciones muy maduras con muchos legisladores.

–¿Las diferencias internas en el justicialismo deben saldarse indefectiblemente con una interna?

–Por supuesto, si hay diferencia que son insalvables habrá elección interna.

• Sin diálogo

Con Busti hace de cuatro a cinco meses que no se habla, calcula y no precisa Urribarri. "En esa última charla, más o menos había una idea en la acción de cada uno de nosotros y luego pasaron cuestiones... cuestiones que son reservadas y que no me gustaron y sobre las que no quiero hablar".

–Busti dijo sobre el fin de año que le había perdido la confianza...

–No me interesa hablar sobre lo que ha opinado Busti en cuestiones personales. No quiero entrar en ese juego, porque es muy probable que luego cambie ¿me explico?

–En términos políticos, hay un armado creciente en los últimos meses del Peronismo Federal en la provincia...

–Yo no lo veo tan visibles a ese crecimiento. Más allá de que no es tan importante esto, no lo veo tan visible.

–¿Se puede ganar una interna sin el apoyo de los intendentes?

–Yo gané la elección general para gobernador y estaban en frente los intendentes de Paraná, Concordia, Villaguay, Colón, San Salvador y así seguía. Pero lo importante no es esto, sino lo que le pase por la cabeza a la gente, que quiere tener una provincia importante y eso es lo que estamos de a poco logrando. Yo no pierdo un minuto de mi energía en estas cuestiones internas y tengo dos años por delante de gobierno.

Comentá la nota