Urribarri ratificó los descuentos a los docentes

Ratificó que la devolución de los descuentos a los docentes entrerrianos por los días de paro es un "tema cerrado", y desacreditó el plan de lucha del congreso de la Agmer al circunscribirlo a "una cuestión interna" gremial.
El gobernador de la provincia, Sergio Urribarri, ratificó que la devolución de los descuentos a los docentes entrerrianos por los días de paro es un “tema cerrado”, y desacreditó el plan de lucha del congreso de la Asociación Gremial de Magisterio de Entre Ríos (Agmer) al circunscribirlo a “una cuestión interna”.

En el marco de los nuevos paros anunciados, el gobierno no flexibilizará su postura, sino que doblegó la apuesta al desacreditar el congreso del mayor sindicato docente en la provincia. El gobernador afirmó que el principal reclamo de los trabajadores de la educación por la devolución de los días de paro descontados “es un tema que está cerrado; está definido hace mucho tiempo”.

En ese contexto, la lectura que dejó trascender es que se utilizará la misma metodología para las nuevas acciones. Pero la ofensiva oficial no se cerró ahí, sino que Urribarri fustigó: “Una vez que pase la elección de Agmer, que los tiene a todos bastante preocupados, nos volveremos a sentar, porque ya va a estar definido quién conducirá por un buen tiempo el sindicato”. “Mientras tanto instamos a que no se hagan paros, que realmente tengan al niño y al joven como el objetivo principal de la educación”, continuó.

Además instó “a que se siga trabajando en una mesa de diálogo, de consenso y pensando en los niños y jóvenes entrerrianos, porque nosotros tenemos el objetivo de mejorar la calidad de la educación en Entre Ríos. “Lamentablemente los niveles de repitencia y de deserción escolar son alarmantes, por no decir vergonzantes, y eso lo tenemos que cambiar entre todos: los gobernantes y los dirigentes gremiales”, concluyó.

Respuesta

Ante la actitud del gobernador, el secretario general de Agmer, Serio Elizar contestó que “el gobernador debe salir de la actitud intransigente que asumió y devolver un tema clave como los descuentos, porque de esa forma se cerraría un capítulo de este conflicto que está abierto y sangrando”. “Sería políticamente correcto que el gobierno contenga este reclamo, para cerrar esta etapa que comenzamos allá por julio”, ahondó al respecto.

También aclaró las políticas institucionales de Agmer “las define el congreso de la entidad y en esto no hay conducciones o internas que atraviesen las definiciones; ése es el órgano máximo de la organización sindical, independientemente de los avatares internos y democráticos”.

Asimismo refutó a Urribarri: “Ésta conducción finalizará el 31 de diciembre y, en ese marco, faltan varios meses para cerrar este año, así que le guste o no al gobernador deberá sentarse a discutir con quienes conducimos hasta el 31 de diciembre y después, en el 2009, el gobierno se deberá sentar con la nueva conducción”.

Sin embargo, más allá de los cambios de conducción, “lo que no se modifica son las políticas institucionales que define el congreso, que no está supeditado a los avatares internos o electorales”, esclareció.

Acatamiento

El 90 por ciento de los maestros nucleados en la Asociación Gremial de Magisterio de Entre Ríos (Agmer) adhirió al paro nacional convocado contra la represión de de la Policía Federal contra los docentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, confirmó el secretario general, Sergio Elizar. Además reiteró que la lucha por la restitución de los descuentos continúa y solicitó al gobierno que salga de la “actitud intransigente”.

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) convocó a la jornada de paro para repudiar la represión que sufrieron los maestros porteños cuando intentaron instalar una carpa frente a la sede del gobierno, y según confirmó Elizar, “más del 90 por ciento de los trabajadores de la educación entrerriana adhirieron a la medida”. En ese sentido, señaló que la acción “fue contundente, porque no se tolera más la represión, como ya se dijo aquel del 4 de abril después de la muerte del compañero Carlos Fuentealba en Neuquén”. “No es casual que (Mauricio) Macri, que es una expresión de la derecha vernácula, utilice la represión para parar con la protesta social”, agregó.

Comentá la nota