Urribarri quiere ser el mejor gobernador de la historia entrerriana

Quiero ser el mejor gobernador de Entre Ríos", fue la frase que selló el desafío que se puso Sergio Urribarri en un medio nacional. Cuestionó a Cobos, De Angeli y reiteró que no está de acuerdo con los cortes de ruta en Gualeguaychú.
El gobernador de la provincia, Sergio Urribarri, fue entrevistado por el periodista que saltó a la fama como compañero de Nicolás Repetto en Sábado Bus donde hizo hasta un desnudo completo (y nada artístico), Gerardo Rozín.

En el canal de cable C5N, el gobernador aseguró entre otras cosas que “yo, Sergio Urribarri, quiero ser el mejor gobernador de la provincia de Entre Ríos. Quién me conoce sabe que podré cometer errores, hacer apreciaciones o afirmaciones por allí improcedentes, pero son sinceras. Pero aspiro a ser el mejor gobernador de la historia de Entre Ríos y lo digo con la más absoluta sinceridad”, adujo de manera muy ambiciosa. Dejando de lado la memoria de corto plazo, que lo ubicaria en la competencia con su sucesor, Jorge Busti, -una nimiedad si se compara con el grueso de la historia entrerriana-, hay que recordar que no es poco lo que arriesga con su comentario, ya que por ejemplo, compite por el honor con Urquiza, quién indudablemente tuvo cosas malas, pero entre las buenas se puede destacar que protegió a la ganadería, favoreció la instalación de saladeros de carne vacuna, mejoró los caminos y mejoró los puertos, instaló molinos de agua, y ayudó al establecimiento de pequeñas industrias. Ejerció un poder de policía muy eficaz. Ordenó llevar la contabilidad con una precisión desconocida hasta entonces. Impuso un control fiscal estricto, y una dedicación intensa a los funcionarios y empleados; redujo el gasto público sin descuidar las funciones del estado, e hizo publicar mes por mes los gastos e ingresos por la prensa. Su principal preocupación fue la educación; extendió las escuelas primarias que había fundado su antecesor y fundó nuevas escuelas secundarias, públicas y modernas. Se llegaron a publicar tres periódicos simultáneamente, se fundaron teatros, escuelas secundarias de mujeres, bibliotecas públicas, etc. El ambiente de libertad, que tanto contrastaba con el de la capital, llamó la atención de los emigrados y unitarios. Muchos, como Sarmiento o el general Paz, comenzaron a pensar que Urquiza sería el elegido por la historia para convocar un congreso constituyente y derrocar a Rosas.

Acto seguido, Urribarri volvió a mostrar su postura contraria al corte de ruta que se lleva a cabo desde hace dos años en Arroyo Verde, al decir que “Gualeguaychú en general marcó un hito, y nadie le va a quitar el derecho y fue una enseñanza para el mundo, pero hay procesos, estrategias que en algún momento exigen racionalidad, mesura, prudencia y sensatez”.

“Yo dije una vez que no coincidía con los cortes, creo que la recomposición en otros temas con Uruguay llevan analizar, o al menos a rediscutir, la decisión del corte”, graficó Urribarri.

En otro tramo de la entrevista, el mandatario entrerriano opinó sobre De Angeli, del cual argumentó que “Alfredo es conocido por cortar, en privado es una persona agradable, pero se le pone una cámara enfrente y cambia”.

Luego de pasar revista por la Asamblea de Gualeguaychú y por "el melli", Urribarri se encargó de hablar del vicepresidente de la Nación, al cuál ubicó sin vueltas como integrante de la oposición al decir que “la estatura de un dirigente político no se demuestra en muchos lados, creo que la trayectoria y la conducta de una persona a través de los años demuestra a la sociedad que tan bueno o especulador es, digo esto porque Julio -Cobos- tuvo una actitud en el voto de aquel proyecto de ley pero hace muy pocas horas atrás, imagino yo asesorado por gente que en esto de la política la va marcando algunas cosas, que pudiendo perder el poder de la oposición, salió con esto de que había que llamar a un plebiscito en el país para ver si debía seguir o no, me parece que es una especulación. El llamado a plebiscito es un oportunismo político que a mi sinceramente no me preocupa porque este país claramente sigue cuando uno afirma o toma actitudes que tienen que ver con el verdadero pensamiento o convicciones o toma actitudes o hace afirmaciones que tienen que ver con el oportunismo y la especulación política, por eso digo que la estatura de un política de un dirigente no se toma en los hechos aislados, no votando por si o por no, sino por una conducta”, dijo el mandatario en el canal C5N.

Comentá la nota