Urribarri coordinó tareas preventivas y asistenciales en Villa Paranacito

Con más de 1.200 familias afectadas (casi dos tercios de su población) Villa Paranacito sigue soportando las consecuencias de la crecida del río Uruguay y espera la del Paraná.
Hoy el gobernador Sergio Urribarri recorrió la zona inundada de Villa Paranacito durante más de cinco horas para tomar contacto con los vecinos y encabezar la reunión de la junta de Defensa Civil en esa localidad.

"Hay que estar preparados, si bien el río Uruguay está bajando el Paraná se complicará. Pero acá estamos, colaborando y asistiendo en todo lo que sea necesario para estar a la altura de las circunstancias. Me llena de emoción ver a tantos servidores públicos e voluntarios de organizaciones civiles trabajando juntos", dijo el mandatario.

Desde que comenzó a crecer el río se instrumentó un operativo para asistir a los afectados, construyendo casillas de maderas en lugares altos, brindando alimentos y con aportes de más de 80.000 pesos para ayudar a las familias damnificadas y colaborar con diferentes instituciones. El Goberandor señaló que se priorizó el sistema sanitario para cuidar la salud de la gente.

Urribarri, acompañado por la intendenta Cármen Toller, funcionarios y legisladores, inició la recorrida en la caminera de Brazo Largo, habida cuenta que allí comienza no sólo el éjido municipal sino también el provincial. Confluyen hacia los costados de la autopista mesopotámica la influencia de las crecidas del río Paraná y del río Uruguay.

Ingresó después sobre la ruta 46 donde recorrió la ruta en lo alto y asfaltada que permitió evitar el aislamiento que por décadas vivió la población de Paranacito cuando se inundaba. También estuvo en la obra del segundo tramo, que tiene un 80% de grado de avance y en el que se están invirtiendo más de 60 millones de pesos.

El gobernador visitó los embarcaderos que construyeron con ayuda del personal de diferentes instituciones locales y provinciales destinado al sector productivo y también a todos aquellos que necesiten transportarse ante la eventualidad de que se corte el acceso que está en construcción.

En la zona del Arroyo Sagastume, que se limpió con Hidráulica de la provincia y un productor local, Urribarri tomó contacto con los vecinos. También estuvo en la planta urbana, donde se ubican las instituciones que están trabajando con la comunidad, como el caso de la policía y el centro integrador comunitario.

En el cerro poblacional, que es un levantamiento de 10 hectáreas a cuatro metros de altura, se están construyendo viviendas, se ha traslado parte del hospital. Allí está trabajando la gente para la gente. Allí estuvo el gobernador para dirigirse después a las defensas urbanas. Una de ellas fue la que cedió el viernes pasado, donde se vivieron momentos caóticos.

Comentá la nota